Messi, impotente ante el Slavia en Champions.

A este Barça le toca sufrir

El equipo de Ernesto Valverde pinchó ante el Slavia de Praga (0-0) en el Camp Nou y tendrá que sufrir ante Dortmund e Inter por un puesto en octavos de final. El conjunto checo superó en todo a un Barcelona que tendrá que cambiar mucho si quiere levantar al menos un título esta temporada.

No solo en defensa flaquea el Barça de Valverde, es que ya ni en ataque anda fino. Con Messi bien cubierto, los catalanes son incapaces de ni siquiera poner en alerta la meta contraria. Griezmann no aporta en ataque y Dembélé no se sabe bien a lo que juega aún. La paciencia en el estadi empieza a agostarse con el francés y así se lo hizo saber cuando fue sustituido por Ansu Fati en la segunda mitad.

El joven canterano es la gran esperanza de cara a un futuro negro, sobre todo si Messi se cansa de un equipo que no juega a nada y que cada día que pasa da más síntomas de decadencia, fruto de que muchos jugadores ya no están para tantos trotes, ni siquiera el propio Messi, incapaz de solucionar lo que siempre ha solucionado.

Con Suárez lesionado, Valverde apostó por el rosarino en punta, un error de manual, ya que el argentino no tiene la frescura de antaño ni la capacidad para deshacerse de rivales como lo hacía en 2012 cuando marcó 91 goles. La posición del 10 no está definida, pero no se le puede exigir ser el nueve de un equipo que necesita más que nunca de su capacidad para decidir partidos y no para fijar centrales.

Además del error de colocar a Messi de 9, Valverde no se quedó tranquilo y volvió a dejar fuera de la lista al único jugador que puede sustituir al renqueante Jordi Alba. Otra vez, y ya van dos, el Barça tuvo que jugar el partido con dos laterales derechos, dejando en el ostracismo a Junior Firpo y cambiando de banda al mejor jugador del partido: Semedo.

Viendo lo sucedido ante el Slavia y lo que ya ocurrió en Levante, a este Barça le toca sufrir mucho si quiere volver a la senda de los títulos y a las épocas doradas de Guardiola, Luis Enrique o de Rijkaard, años que andan lejos, sobre todo porque la grada cada día está más en contra de ciertos jugadores de la plantilla, del presidente y, sobre todo, de la figura de un entrenador que para muchos no es apta para un club como el Barcelona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s