El Barça y su idilio en Wembley

La historia del Barcelona no tendría sentido sin Wembley, campo fetiche del conjunto culé desde que Ronald Koeman perforara la portería de la Sampdoria en el 92.

Luego, llegaría la cuarta Orejona ante el Manchester United de Sir Alex Ferguson. El recital desplegado por los de Guardiola fue tal, que hasta el veterano entrenador británico se rindió al juego que desplegó el Barça aquella noche de mayo de 2011.

Siete años después, el Barcelona volvía a Wembley, con algunos de los integrantes de aquel partido aún presentes en el equipo como Busquets, Piqué o Messi, y el equipo de Ernesto Valverde acabó firmando posiblemente el mejor partido de la temporada. Volvió a los cuatro centrocampistas el ex del Bilbao, dejando en el banquillo a Dembélé y dando entrada al brasileño Arthur.

El esquema que tanto rédito dio la temporada pasada, volvía a instaurarse en un Barcelona que había concedido muchos goles (y puntos) la última semana en la Liga, y no quería que pasara lo mismo en la Champions League. Por eso mismo, Valverde optó por una línea en el mediocampo ayudada por Coutinho, como cuarto centrocampista, dejando en ataque a Suárez y a Leo Messi.

El idilio del Barcelona con Wembley es tal, que al momento (min 2) ya estaba por delante en el marcador mediante un gol de Coutinho. La jugada la inició el de siempre: Messi. El 10 asistió a Alba y éste al ex del Liverpool para que batiera a un desacertado Lloris. Y es que no había dado tiempo a nada y el Barça ya iba 0-1.

El Barcelona tuvo muchas ocasiones para sentenciar el partido rápidamente, pero no fue hasta la media hora cuando no se puso con 0-2 en el marcador. Rakitic, uno de los jugadores más criticados en esta última semana, hizo el golazo de la noche tras una volea impresionante que hizo inútil la estirada del portero del Tottenham.

Ya sumergidos en la segunda mitad, Messi tuvo en sus botas el 0-3 por partida doble, pero los palos evitaron la sentencia culé. Kane se aprovechó de los fallos de Messi para hacer el 1-2, pero Leo no perdonó minutos después y firmó el tercero tras una gran jugada colectiva de los de Valverde.

El Barcelona estaba firmando uno de los mejores partidos de la temporada, pero el Tottenham no se lo iba a poner nada fácil y Lamela acortó distancias en el marcador a falta aún de más de 20 minutos.

El Tottenham con más corazón que fútbol, tuvo alguna que otra ocasión para empatar el encuentro, pero fue finalmente Leo Messi el que acabó sentenciando el choque con el 2-4 en el 90 tras un nuevo pase de Jordi Alba que Suárez dejó pasar para que el argentino pusiese la guinda al encuentro.

Leo, que fue una vez más el mejor del Barcelona, anotó su quinto gol en Champions League esta temporada, y el décimo entre todas las competiciones.

El idilio del Barcelona en Wembley continúa, al menos, un partido más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s