El elegido es Luis Enrique

El fracaso de la Selección Española en Rusia, generado entre otros motivos por el Caso Julen, supuso un punto de inflexión total después de una década donde se ha pasado del cielo al infierno en apenas un lustro.

Rubiales no ha perdido el tiempo tras la temprana eliminación y comunicó rápidamente, justo después de que Fernando Hierro rechazase continuar como entrenador, que Luis Enrique sería el nuevo guía de La Roja hasta la Eurocopa 2020.

El asturiano, que no tendrá cláusula de rescisión como sí la tenía Lopetegui, firma por dos años y ha rechazado numerosas ofertas en todo este tiempo de Inglaterra y China, ya que su deseo era entrenar a la Selección Española, tal y como dejó entrever en más de una ocasión cuando entrenaba al Fútbol Club Barcelona.

A Luis Enrique no lo vamos a descubrir ahora. Sabemos de lo que es capaz, tanto para lo bueno, que es mucho, como para lo malo, que también es bastante. Jugó para Real Madrid y Barcelona como jugador, aunque del equipo blanco el asturiano no guarda demasiados recuerdos positivos.

Como entrenador se curtió en las categorías inferiores del Barcelona, antes de dar el paso a la Roma, para luego volver a España y entrenar al Celta y al primer equipo del Barça. Con el club catalán lo ha ganado todo, incluido el segundo triplete del club en 2015.

Pese a que los números le avalan como entrenador, también ha habido sombras en ese camino tan dulce. Tuvo que lidiar primeramente con toda una estrella como Totti en la Roma, y luego, en su periplo en Can Barça, llegó a tener sus rencillas con Leo Messi debido a una suplencia en Anoeta que supuso su primera gran crisis con el Barcelona.

Tampoco fue muy ortodoxa su relación con Jordi Alba en su última campaña en el club catalán, ya que el lateral fue relegado a la suplencia por un cambio de esquema que le perjudicó notablemente.

No obstante, el asturiano es un entrenador que no se casa con nadie, un aspecto a tener en cuenta y que ha sido muy criticado por numerosos aficionados, hartos de convocatorias que consideran ‘amigables’ y no verdaderamente justas.

Muchos aficionados aún no entienden como jugadores que han acabado la temporada a un ritmo superlativo como es el caso de Bartra con el Real Betis, Rodri con el Villarreal o Roberto con el Barcelona, no fueran incluidos en los 23 de Julen.

Sea como fuere, parece ser que algo está cambiando en el entorno de la Selección. Con Luis Enrique el juego es continuista, pero habrá más variaciones. En el Barcelona aportó el contragolpe como variante al juego de posesión, estudiado hasta la saciedad por los rivales.

El Barcelona supo orientar su juego a tres jugadores de la talla de Neymar, Messi y Suárez, y el equipo catalán volvió a conseguir todos los títulos en juego en 2015, salvo la Supercopa de España que perdió ante el Bilbao.

También Luis Enrique es posiblemente esa figura mediática que aúna aspectos tan importantes perdidos en la selección como la garra y el liderazgo. Desde Luis Aragonés, España ha carecido de un arquetipo de entrenador con tales aspectos.

Vicente del Bosque era un entrenador tranquilo, sin necesidad de gritar en ninguna de las acciones. Julen, no era del Bosque pero ni de lejos llegaba a la intensidad que puede transmitir Lucho.

Con todo lo bueno y con todo lo malo, el elegido es Luis Enrique y posiblemente se trate del entrenador adecuado para reconducir a una selección que quiere volver a reinar en todos los frentes. La Eurocopa de 2020, su primera gran desafío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s