andre_iniesta

#Infinit8Iniesta

El feeling entre el Camp Nou e Iniesta es propio de una película de amor, sin tapujos y sin la mezcla de otro género capaz de salpicar una relación que nació hace 22 años y que culmina con un nuevo doblete. El 8 azulgrana dice adiós a su casa dos décadas después y lo hace con la misma humildad y elegancia que la ha distinguido durante toda su carrera futbolística.

La ovación al mediocentro fue unánime, nadie quiso perderse el último choque con la elástica azulgrana de un futbolista que aún le queda un reto muy importante: volver a ser campeón con España en Rusia. Dejando esto a un lado, el partido ante la Real Sociedad sirvió para que el mundo del fútbol rindiera pleitesía al, probablemente y con permiso de Xavi Hernández, mejor jugador español de la historia.

Nadie mejor que Andrés ha entendido el fútbol del Barcelona en estos últimos 14-15 años. Alabado por todo el mundo, incluso por el propio Messi, ídolo incuestionable del Camp Nou y que no sería tan grande sin la presencia del 8 a su lado durante todo este tiempo.

Iniesta ha gobernado en el mediocampo azulgrana desde tiempos de Rijkaard, donde la titularidad no estaba asegurada pero su protagonismo, al menos saliendo desde la banca, era siempre esencial. En la final de París fue tan decisivo como Eto’o, Valdés y Belletti, y es ahí donde dio un paso hacia delante para convertirse en titular indiscutible en un Barcelona donde Deco estaba por encima de él.

En 2007 ya era indiscutible para Aragonés, que vio en él, Silva y Xavi, los timones de una Selección que empezaba a formarse de cara a la gran cita de 2008 en Austria y Suiza. Ese mismo año, Iniesta ya dejó huella de su calidad con un golazo en Old Trafford ante Inglaterra que lo catapultó. Era el comienzo de un idilio entre Iniesta y el mundo del fútbol. Entre Iniesta y La Roja. Entre Iniesta y un Barcelona que ya soñaba con ver al manchego hacer todo eso en el Camp Nou.

Con Guardiola llegó la mejor versión de Iniesta, que en Stamford Bridge se coronó como uno de los más grandes del Barcelona. Su gol en el minuto 93 fue el momento que le encumbró como unos de los mejores jugadores del mundo. El Barça empezó a ganar el sextete en ese momento, lo demás fue coser y cantar. Pero sin ese gol, el Barcelona nunca podría haber optado a ser el mejor equipo de la historia en 2009. Iniesta, tiene mucha culpa de ello.

Solo un año después, llegó la gran cita mundialista y Johannesburgo presenció la gran final de España ante Holanda. Iniesta, una vez más, clave. No solo por el gol, que al fin y al cabo es lo que todo el mundo recuerda, sino por su actuación, una vez más, memorable con la elástica española.

A raíz de ahí, el manchego ha sido ovacionado en todos los campos de España, excepto en Bilbao (eso es cuestión aparte), así como en otros estadios internacionales.

Tras su último partido con la elástica azulgrana, solo nos queda decir gracias por tanto a un jugador que cambió para siempre la historia del Barcelona, con ese mágico gol en el 93, y de la Selección Española, con el gol de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s