imagen_barça

El Barça es 7he Champ10ns

Ganar un doblete es histórico, y, sino que se lo digan al Atlético de Madrid que lo consiguió en el 96 y aún lo recuerdan como una de las mejores fechas de la historia del club. Que se lo digan al propio Real Madrid, amo y señor de la Copa de Europa con 12 entorchados que en la época contemporánea del fútbol ha sido incapaz de levantar los dos trofeos nacionales una misma temporada.

El Barcelona ha conseguido un nuevo doblete, el tercero en cuatro años, además de un triplete en esa misma franja de tiempo, pero parece que lo ha conseguido sin mérito alguno: 5-0 al Sevilla en la final de Copa y 2-4 en Riazor, con hat-trick incluido de Leo Messi, para certificar una Liga que sabía ganada desde hace mucho tiempo.

El batacazo en el Olímpico fue tan épico, que parece que ganar un doblete no tiene importancia. La celebración inicial fue algo descafeinada por parte de los jugadores, no se sabe bien si por respeto al Deportivo, recién descendido tras la derrota ante los azulgranas, o porque el Barcelona tenía el listón muy alto tras el 4-1 en la ida de Champions y el 3-0 fue un palo imposible de olvidar.

Hay que recordar que el Barcelona comenzó la temporada con una doble derrota ante el Real Madrid en la Supercopa y con la fuga de Neymar al PSG. Fueron dos momentos muy duros para una entidad que superaba por poco una moción de censura y que veía como el proyecto se derrumbaba casi sin empezar.

Llegaron fichajes para ilusionar como el de Dembélé, aunque éste sufriera una lesión a las primeras de cambio y no pudiera demostrar su calidad en el Camp Nou, y otros para hacer más fuerte al equipo en el mediocampo como el de Paulinho, no sin quejas por parte de algún sector culer indignado por el precio pagado por el brasileño.

El Barcelona con esto, más la vieja guardia que le ha dado tantas noches de alegría, arrancó una temporada sin la etiqueta de favorito, pero con la ilusión de callar bocas y volver a reconquistar los títulos perdidos. El Barcelona ganaba y ganaba. No cedía ni ante Atlético ni Madrid, incapaces de seguir un ritmo vertiginoso de principio a fin.

Los de Valverde ganaron media liga en diciembre tras ‘vengarse’ del Madrid en el Bernabéu con un 0-3 para la historia. Una segunda parte magistral de los azulgranas fue suficiente para dejarle claro al Madrid de Zidane que esta liga tenía color blaugrana.

El Barcelona no cedió en Copa tampoco y se plantó en la final con solvencia. La finalísima del Wanda fue una fiesta donde el Sevilla pagó los platos rotos de Roma. El equipo hispalense, derrumbado por la eliminación de Champions y por los malos resultados en liga, fue un juguete roto para un Barcelona arrollador.

Y tras un recorrido largo y no tan cómodo como podría parecerle a más de uno, llegó el partido de Riazor y el Barcelona, no sin sufrimiento, ganó 2-4 al Deportivo, proclamándose así campeón de liga por 25ª vez en su historia. La 15ª desde 1990, la 9ª desde que Messi e Iniesta están en el equipo y la 7ª en una década para la historia. El Barça es ‘7he Champ10ns’ y eso no es cualquier cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s