ronaldo_penal

La historia de un penalti

El Real Madrid es un equipo capaz de destrozar un proyecto como el del PSG y hacerle un trasquilón histórico al mejor equipo de Italia en su estadio. También es ese equipo incapaz de ganar dos ligas seguidas con la mejor plantilla de su historia (dicho por su presidente, Florentino Pérez), y de meterse en semifinales por octavo año consecutivo mediante un penalti riguroso.

Dejando el preámbulo aparcado, la historia del famoso penalti comienza a fraguarse en el momento que el Madrid va perdiendo 0-3 y la prórroga asoma al Bernabéu. Un estadio acostumbrado a las grandes gestas, a los momentos únicos, a los espíritus, a los partidos donde el local nunca se rinde y el escudo, en la mayoría de las ocasiones, se impone al juego desplegado por los propios jugadores que conforman la plantilla.

El Madrid es un equipo que vive de chispazos en muchos momentos, llevado en volandas por una afición ultra exigente, acostumbrada a ganar, a ver a su equipo reinar. Los blancos han ganado 3 de las últimas 4 ediciones de la Champions, están nuevamente en las semifinales, por lo que sería muy osado decir que no es el mejor equipo, al menos en Europa, del último lustro.

Europa es la competición del Madrid, que ha vivido tres grandes épocas desde su creación en la década de los 50 del siglo XX. Los blancos ganaron 5 Copas de Europa seguidas. Luego, tras unos años, llegó la sexta.

Una vez adentrados en la época contemporánea, marcada por el color de las fotos y de los vídeos, el Madrid pasó 32 años sin levantar una Orejona. La séptima catapultó al equipo que entonces dirigía Jupp Heynckes, para afianzar un reinado que duró un lustro con tres entorchados (98, 2000 y 2002) en cinco años.

14 años después de la ‘Novena’ de Zidane, llegó la ansiada Décima, en la época de los Ramos, Benzema, Ronaldo y compañía. Y tras el triplete de Luis Enrique con el Barcelona (2015), el Madrid volvió a reinar en Europa (16 y 17), y esto último nos conduce hasta la actualidad, donde el Madrid no pierde una eliminatoria en Champions desde 2015, precisamente ante su última víctima: la Juventus.

Dejando a un lado la brillante trayectoria del Real Madrid porque, como ya hemos dicho, sería de muy osado, de muy necio, no reconocer que el Madrid es el mejor equipo de la Champions League, porque así lo dice la historia y las estadísticas, habría que hablar de la historia del penalti.

Un penalti pitado a favor del Madrid y en contra de la Juventus. El Madrid fue un juguete en manos de la Vecchia Signora, que encontró el camino para darle la vuelta a lo imposible. El Madrid estaba roto, no acertaba ni en el pase ni en la finalización. La Juventus en 60 minutos sacó a relucir las carencias de un equipo que vive en muchos momentos, como ya se ha dicho, de chispazos.

La prórroga llamaba a la puerta del coliseo blanco, impotente ante lo que estaba viendo. Aterrado por la posibilidad de ver a su equipo no ganar nada en un año catastrófico en el ámbito doméstico. Europa era la salvación de los de Zidane, amo y señor de Europa desde que cogió las riendas en enero de 2016. No ha perdido una eliminatoria el francés, tan alabado cuando gana como criticado cuando no lo hace.

El Madrid a la deriva como tantas veces, encontró en la conexión de Ronaldo y Lucas, un penalti riguroso. El internacional español cae nada más sentir el contacto de Benatia y mira, nada más caer, al árbitro para ver su dictamen. No había dudas: era penalti. Nadie de la Juventus se lo creía, ni el ovacionado Buffon, el caballero de Europa, una vez más tan cerca y a la vez tan lejos de la ansiada Orejona.

El guardameta fue expulsado por sus continuas protestas y por su empujón por detrás al árbitro. El partido se alargó hasta el minuto 98 y el penalti fue transformado por Cristiano Ronaldo, guionizando éste su próxima película y su próximo Balón de Oro. Tras un mal partido, acabó siendo protagonista materializando un penalti tan discutido por unos y tan claro para otros.

El 1-3 metió al Madrid en semifinales, un año más, y dejó a la Juventus, a esa épica Juventus, fuera de las semifinales europeas. Ese penalti decidió una eliminatoria que el Madrid, la noche donde los chispazos y la calidad quedaron en un segundo plano, decidió el futuro de Zidane y el de los suyos. La historia continúa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s