Una liga teñida de azulgrana por Navidad

El Barcelona pasó como un torbellino por el Bernabéu y se coloca a 14 puntos (el Madrid con un partido menos) de los blancos. Las sendas derrotas de Atlético de Madrid y Valencia, respectivamente, tiñen la liga de azulgrana en Navidad. Los de Valverde, que siguen invictos desde la famosa Supercopa de España, se van de vacaciones con los deberes hechos.

La parsimonia que tuvo el conjunto azulgrana en el Bernabéu pudo llegar a desesperar al culé más ortodoxo. Los primeros minutos en el campo del Madrid fueron de espera y control, como si Valverde hubiese ya vivido ese partido y supiese lo que iba a pasar en cada momento del megaencuentro entre los dos colosos.

El Madrid se hundió solo con una alineación conservadora debido al miedo escénico que produce Messi cada vez que llega al Bernabéu. Todos los años ocurre la misma historia en los duelos entre blancos y culés, el Madrid cambia su alineación en función al 10 azulgrana, menospreciando al resto del equipo blaugrana, sabedor de que es Leo el único jugador en el mundo capaz de decidir un partido solo.

La diferencia respecto a otros años es que el Barcelona es más equipo que nunca, donde Messi no es un solista como antaño y sí el director de un equipo compacto que es capaz de defender y atacar con la misma solidez. Zidane creyó que la mejor manera de contrarrestar al Barcelona era parando a Messi y por eso prescindió de Isco para dar entrada a Kovacic. Decisión que le acabó costando el partido y, quién sabe, la Liga.

El pasillo que el croata le dejó a su compatriota Rakitic fue clave en el devenir del Clásico. El ‘4’ azulgrana avanzó más de mediocampo sin oposición, cediendo el cuero a Roberto para que éste de primeras se lo pusiera en bandeja a Suárez para hacer el 0-1. Era el principio del fin de un Madrid desdibujado y sin ideas, incapaz de contrarrestar en ningún momento a un Barcelona que sin ser súper lo aparenta.

El 0-2 no tardó en llegar y con él la expulsión de Carvajal que intentó a la desesperada evitar el gol azulgrana. Para más Inri para el conjunto blanco, Messi la clavó desde los 11 metros y sentenció un encuentro donde el Barcelona volvía a escribir con letras de oro su nombre. Tres temporadas consecutivas ganando en el feudo blanco en liga son demasiadas, sobre todo para el Real Madrid bicampeón de Europa.

Tras el 0-2 el Barcelona se limitó a tocar y tocar. Esperar el pitido final, el estruendo de la grada merengue indignada con las decisiones de Zidane y el juego del equipo, por muchísimos momentos superado bestialmente por el conjunto de Valverde. La entrada de Asensio y Bale no cambió el guion de un encuentro que acabó 0-3 con gol de Aleix Vidal tras una asistencia de Leo Messi.

El Madrid tocó de fondo tras un nuevo varapalo ante el Barcelona en el Bernabéu. El mejor año en la historia del Real Madrid acabó de las peores maneras: 0-3 ante su máximo rival, a 14 puntos del conjunto que dirige Valverde y con un público que desea nuevos fichajes para poder volver a ganar títulos.

El Barcelona, mientras tanto, cerró el 2017 sabiendo que no se cumplieron los objetivos en la pasada temporada, que se perdió la Supercopa ante el máximo rival, pero que el cambio en el paradigma culé ha dado su fruto y tienen en su mano poder volver a reconquistar el trono de la mano de un Valverde (y con Messi) capaz de cambiar la tortilla en apenas cuatro meses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s