Sin plan ‘b’ en Can Barça

El Barcelona de Luis Enrique se ha caracterizado por presentar dos caras, al contrario que equipos anteriores como el de Guardiola o el de Tito, incluso el de Rijkaard, con un estilo definido, impuesto en Can Barça desde la época de Cruyff y que tanta admiración ha generado a los amantes del buen fútbol.

Aquel modelo que resultó ser la clave del éxito azulgrana, murió en mil pedazos en el Parque de los Príncipes. Se puede decir que París fue el desenlace de un proyecto que comenzó en 2014 y que siempre ha despertado dudas entre los más románticos del seno azulgrana.

El Barcelona quedó retratado durante los 90 minutos de juego, ante un equipo trabajadísimo por Emery, estratega hasta la medula y currante como el que más. Sus tres Europa League con el Sevilla lo avalan, aunque su currículo ante el Barcelona es, pese a la abultada victoria en Champions, negativo.

Sin recursos en el banquillo

Luis Enrique ha carecido todos los años de secundarios de alto nivel, jugadores capaces de solucionar la papeleta en momentos difíciles. Solo en su primer año —temporada 2014-2015— el técnico asturiano pudo contar con jugadores made in Barça en el banquillo como eran Xavi y Pedro. Ambos se marcharon al año siguiente, dejando el banco azulgrana huérfano.

Arda Turan y Sergi Roberto —como centrocampista sí, como lateral no— han sido jugadores que han demostrado tener un cierto nivel para jugar en el Barcelona, pero ni Denis Suárez, ni Alcacer, ni André Gomes, son jugadores para el Barça. Los dos primeros no tienen la confianza del técnico y el tercero, que sí la tiene, ha decepcionado a la afición azulgrana. 50 millones (fijo + variable) es una cantidad abusiva para un jugador que no ha llegado a cuajar ni de interior ni de medio defensivo. Su último partido acabó con la paciencia del sector culé, siendo altamente criticado en las redes sociales durante todo el encuentro.

La MSN es la única solución

Si en épocas anteriores, el estilo estaba por encima de las individualidades, una frase que el propio Louis Van Gal dijo en una de sus numerosas entrevistas cuando era entrenador del Barcelona, desde que llegó Luis Enrique el Barcelona se ha caracterizado por todo lo contrario.

El técnico asturiano apostó por la continuidad, pero imponiendo una nueva faceta al estilo culé de los últimos años: el contragolpe. Su primer año fue triunfante, aunque tuvo momentos malos —la derrota 3-1 en el Bernabéu y el 1-0 en Anoeta que casi le cuesta el puesto—, el Barcelona acabó ganando el triplete y Luis Enrique dejó callado a sus máximos detractores.

El contragolpe funciona, siempre y cuando la MSN funcione. Si los tres de arriba no tienen el día, el plan del técnico se desvanece y el equipo sufre porque la metodología antigua no se trabaja como antes y los nuevos no tienen ni idea de cómo se juega en Barcelona: Gomes es un ejemplo de ello.

El físico de Iniesta y Busquets preocupa

La columna vertebral del Barcelona desde que Guardiola llegó al Camp Nou en 2008 como entrenador, ha sido su mediocampo. Busquets le ganó la partida a Touré a mitad de temporada y de ahí no se movió, formando un centro del campo con Xavi e Iniesta que fue la envidia de toda Europa.

Esos años han pasado y precisamente no pasaron en balde. Busquets e Iniesta están en un momento preocupante físicamente hablando. Sus lesiones han mermado su rendimiento y eso lo ha notado el Barcelona, ya que los recambios de estos jugadores no existen, al menos no están en la actual plantilla.

Iniesta fue una sombra de lo que es realmente, superado en todo momento por los mediocampistas franceses, sobre todo por Matuidi, que su presión asfixiante dejó al manchego sin respuesta. Al igual que Busquets, muy solo en todo momento, sin ayuda de los interiores, el ‘5’ del Barcelona fue superado una y otra vez por los jugadores del PSG.

El Barcelona de Luis Enrique carece de plan ‘B’ y por lo tanto, el paraíso acabó extinguiéndose. Lo que una vez fue Disneyland ahora se ha convertido en un campo de minas donde nadie se salva, ni Messi, criticado por su actuación en París, pese a ser el salvador —junto a Suárez y Ter Stegen— de la mayoría de partidos del Barça en esta temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s