Fútbol ante cualquier duda

La derrota en San Mamés y el empate en Villarreal escocieron mucho en Can Barça, sobre todo a Piqué que se puso a señalar a diestro y siniestro al palco del Villarreal sin mucho sentido, frustrado por los puntos que volaron y por el pobre juego realizado ante el submarino amarillo. Cuando las cosas están mal, hay que reconocerlas e hizo bien Luis Enrique en quitar hierro al asunto con el tema de los árbitros y centrarse en lo que verdaderamente importa: el fútbol.  

El Barcelona jugó un muy buen partido de fútbol, quizá no el mejor de la temporada, al menos sí el mejor de los tres que ha disputado en 2017 y coincidió con la mejor versión del tridente. Neymar volvió por sus fueros. Volvió a marcar y asistió, algo que no es una novedad en el brasileño ya que lleva más de una docena de pases en este curso pero con un registro goleador pobre. Aun así, lleva más de 70 goles desde que se unió a los otros dos fenómenos.

Suárez, que como bien hay que recordar no empezó a jugar hasta octubre de 2014 por la sanción FIFA, anotó su gol 100 en su partido numero 120 con la elástica culé, unos números al alcance de muy pocos jugadores. El uruguayo marcó el 1-0 tras un gran pase de Neymar y marcó otro pero fue anulado por un inexistente fuera de juego previo del nombrado Neymar. El delantero pudo sumar un gol más a su cuenta particular pero pecó de generosidad en los últimos minutos cediendo un balón a Denis Suárez.

El Bilbao puso tierra de por medio con el 2-1, pero lo mejor estaba por llegar para los azulgranas. Faltando algo menos de 10 minutos para el final del encuentro, una falta al borde del área fue de nuevo pateada por Leo Messi. El argentino había marcado tanto en la ida como el fin de semana pasado ante el Villarreal de libre directo, pero el 10 quería más y solucionó de nuevo la papeleta al Barcelona, poniendo el esférico dentro de la meta de Gorka Iraizoz para cerrar el choque y poner a los catalanes en cuartos.

El fútbol fue justo esta vez con el Barcelona, después de dos partidos alocados, donde el árbitro fue protagonista directa o indirectamente y donde los delanteros no aparecían, salvo Messi. Esta vez el Barcelona se encontró asimismo y puso la directa a los cuartos de final con un fútbol que se ajusta más a la plantilla que presenta Luis Enrique esta temporada. Eso sí, el fútbol ante cualquier duda siempre es la clave del éxito. Bien lo tendría que saber Piqué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s