Messi empequeñece el Mundialito de Cristiano

A eso de las 14:00 de la tarde, hora peninsular, el Real Madrid se proclamaba Campeón del Mundo por quinta vez en su historia. Era el segundo Mundial de Clubes en tres años y Cristiano Ronaldo había anotado un hat-trick histórico, igual que Pelé en su día con el Santos, que daba al Madrid el título. El jugador portugués se hizo con el MVP del torneo y redondeaba así un año para enmarcar para el portugués y para el Real Madrid.

Mientras tanto, en España se disputaba la jornada 16ª y el Barcelona, el máximo perseguidor del Real Madrid en la liga, jugaba a las 20:45 contra el Espanyol, un derbi que prometía desde el inicio; empezando por la mala relación entre Quique Sánchez Flores y Luis Enrique, una enemistad que viene desde que ambos jugaban, precisamente, en el Real Madrid.

En el terreno de juego, el Barcelona lo presentó todo: la MSN estaba al completo e Iniesta estaba por detrás de los tres de arriba. El manchego se convirtió en la otra gran estrella de la noche, con sus pases medidos —que se lo digan a Suárez—, sus controles imposibles y su sencillez a la hora de deshacerse de rivales. El ‘8’ azulgrana volvió a demostrar que hay Iniesta para rato y dejó su huella en un derbi que tuvo dominio azulgrana de principio a fin.

Si el mundialito quedó empequeñecido es por culpa de Leo Messi. El argentino volvió a dar un recital de juego y de regates imposibles; el segundo y el tercer gol tienen su marca, dejando a ocho rivales en el ostracismo. El segundo gol fue una obra maestra que ha dado la vuelta al mundo. La jugada nace en las botas de Iniesta que consigue salir con dos regates increíbles de sus rivales y le cede el esférico a Leo. Este, con un pequeño toque, le hace un caño al primer defensor, se va después de tres jugadores y chuta de puntera; el rechace lo caza Suárez para firmar el gol de la jornada.

Messi continuó su fiesta dejando a Alba un balón muerto después de deshacerse de cuatro jugadores. El lateral se encontró un balón inmediatamente de que el 10 hiciese otra de sus jugadas marcas de la casa. El cuarto y definitivo gol del partido, lo firmó Messi gracias a un pase de Suárez; la jugada nace en las botas de Sergi Roberto, el lateral se la cede al argentino, este con un ojo en Luis y otro en la portería, la cede al uruguayo y este se la devuelve con una pared magistral para que Messi cerrase el partido con su gol número 12 del campeonato.

El astro argentino, junto a un grandísimo Iniesta, volvió a salirse en el Camp Nou, un lugar que como dice Luis Enrique, suelen pasar cosas como estás muy a menudo: “tenemos la suerte que aquí suele pasar cada 15 días”. Messi demostró, una vez más, que está a un nivel superior respecto al año pasado y respecto al resto de jugadores, y aunque Cristiano sigue siendo el favorito para llevarse el ‘The Best Player 2016’ que la FIFA otorga al mejor jugador del mundo, no es descabellado que acabé en manos del mesías culé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s