Todo sigue igual tras el Clásico

El miedo a perder dejó al Barcelona a seis puntos del Madrid, incapaz de rematar un partido que tenía en su mano en la segunda mitad, después de un primer tiempo sin claras ocasiones pero dominado por el Real Madrid, mejor plantado en todo momento, viendo como su máximo rival era incapaz de meterle mano por ninguna parte.

Penaltis no pitados reclamados en las dos áreas, dos equipos peleones pero con pocas ideas de juego, al menos en una primera mitad donde se destaca sobre todo el papel de Modric en el Real Madrid. Luis Enrique apostó de nuevo por Andre Gomes y dejó a Iniesta, imperial en la media hora que estuvo, en el banquillo. El medio campo era una batalla sin dominador claro, pero que Modric se empeñó de hacer suyo, al menos en la primera mitad.

De los que más se esperaba poco se supo: Ronaldo estuvo fuera de combate, aunque tuvo un par de ocasiones para adelantar al Madrid. Su compañero en el ataque, Benzema, fue un cero a la izquierda en todo momento: incapaz de superar a un esperpento Mascherano, mal partido del argentino que cometió un penalti clarísimo a Cristiano Ronaldo y que fue superado en más de una ocasión por Lucas Vázquez.

En el bando culé, Suárez marcó el gol del Barcelona en la segunda mitad, pero su actuación no estuvo a la altura de otros clásicos. Al igual que el partido de Messi y Neymar: el argentino estuvo apagado, sin chispa, aunque tuvo una ocasión clarísima para cerrar el encuentro pero su tiro no encontró la portería de Keylor Navas. El brasileño se las tuvo con Carvajal en todo partido, igual se resbala que lo mismo hacía un regate de ensueño, sentando al lateral blanco y mandando el balón fuera. Neymar es así, capaz de lo mejor y de lo peor. Asistió a Suárez en el gol azulgrana, pero dejó mucho que desear en distintos compases del encuentro.

Tras el gol de Suárez, todo estuvo de cara para los culés pero el Barcelona no arriesgó y acabó pagándolo. El Madrid acabó marcando en el minuto 90 gracias a los goles ‘made in Ramos’ después de ciertos acercamientos a la portería de Ter Stegen. El gol del central blanco llegó tras una falta de Arda a Marcelo sin sentido pero acabó siendo decisiva, dejando todo como estaba antes del comienzo del partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s