Messi destroza a Pep

Cuando vuelves a casa y te encuentras con muchas personas que conoces y has entrenado, la nostalgia empieza a recorrer el cuerpo hasta tal punto que crees que aún formas parte de esa casa. Quizás algo parecido le ocurrió a Pep Guardiola en su regreso a Barcelona un año y medio después. En aquella ocasión, en su segunda temporada como entrenador del Bayern, Pep acabó claudicando ante la mejor versión de Leo Messi y del Barcelona de Luis Enrique.

De aquel partido, Guardiola se iba a volver a topar con muchas caras conocidas: Ter Stegen en la meta, Piqué y Mascherano en la zaga, la medular formada por Busquets, Rakitic e Iniesta y la tripleta atacante constituida por la MSN centenaria. Un equipo que juega a ratos muy bien, a ratos a nada y a ratos parece una máquina engrasada destinada a vapulear a rivales. Su máximo ejecutor: Leo Messi.

Año y medio atrás, Guardiola se hizo en elogios a Messi diciendo que no había otro como él y razón tenía en ello. El argentino rompió el choque en aquella ocasión con dos goles antológicos, desgajando en uno de ellos la cadera a uno de los mejores centrales del mundo, Jerome Boateng, y poniendo rumbo hacia la quinta Copa de Europa. Anoche, aunque el partido no era tan trascendental como el de 2015, había en juego tres puntos y la primera posición del grupo.

Guardiola sabe de por sí que para Messi no hay amistosos, no hay partidos fáciles o difíciles y si este tiene ganas de jugar, es casi imposible que alguien lo pare. Anoche volvió a sufrirlo en sus carnes, volvió a ver como el argentino hacía cachas inverosímiles a jugadores de la talla de Gündogan o Fernandinho como si se tratase de jugadores amateur y contempló ante sus propios ojos tres goles como tres soles del mejor jugador del mundo.

Messi aprovechó el resbalón inoportuno de Fernandinho para dejar sentado a Bravo y hacer el primero de su cuenta. El segundo, ya sin Claudio en el partido por roja directa, la clava parsimoniosamente a Willy Caballero por el palo izquierdo de este y el tercero llega gracias a una asistencia de Suárez que el argentino lo convierte en gol con un toque sutil. Un hat-trick perfecto en una noche que Guardiola nunca olvidará. Neymar, que había fallado un penal minutos antes, puso la guinda con el 4-0 definitivo a pase del propio Leo Messi.

Posiblemente Pep vivió su peor noche en el Camp Nou desde que es entrenador de fútbol, una noche que vio como Messi lo destrozó, lo dejó sin argumentos y echó por tierra todo su planteamiento en un partido estratosférico del 10. Un encuentro donde se cometieron errores de bulto y donde el Barcelona acabó mal parado por las lesiones de Piqué y Alba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s