¿Y si existiese un mundo del revés?

La exitosa serie de Netflix, Stranger Things, culminó la primera temporada con el episodio ‘Del revés’ (1×08) dando sentido a la teoría que el Sr. Clarke explica en el quinto episodio titulado ‘La pulga y el acróbata’. En dicho episodio el profesor explica la posible existencia de dimensiones paralelas, a lo que el profesor expone que para ello fuera posible se necesitaría una gran cantidad de energía para crear un portal que permitiera a los humanos acceder a otras dimensiones. Es decir, un mundo paralelo y posiblemente diferente al nuestro.

La posibilidad de que exista un mundo paralelo al que vivimos siempre ha sido objeto de debate en la ciencia. Un artículo del periódico ABC que data de octubre de 2014 titula que los “Físicos creen que los universos paralelos existen e interactúan”, corroborando la existencia de un “mundo que experimentamos”.  No es descabellada, por lo tanto, la existencia de un ‘Demogorgon’ al otro lado de nuestro mundo, en ese mundo del revés que tanto nos inquieta.

stranger-things-demogorgon-pic

FOTO: Screencrush

La teoría de los universos paralelos se basa en una hipótesis que formuló el físico Hugh Everett en 1957 que dice “que existe un número enorme, quizás infinito, de universos paralelos”. Esto implica que lo que no ocurre en nuestro mundo ocurre en otra realidad alternativa. Esta teoría, posiblemente, es la más conocida o al menos la más respaldada por los científicos.

Esto explica también los continuos Déjà vu, situaciones que no controlamos y que creemos haber vivido con anterioridad. El déjà vu es la sensación de que ya viviste algo, pero también existe el déjà vecu que es la sensación de que sabes lo que va a ocurrir más adelante. Aún  más inquietante es el alter vu, es decir, cuando alguien tiene recuerdos de su historia de manera totalmente diferente, aunque es consciente de que los hechos se han desarrollado de otra manera. Una paranoia por así decirlo. Los científicos creen que este tipo de sensaciones tienen que ver con los recuerdos de otras versiones de nosotros mismos pero en otros mundos.

Los sueños también forman parte de esta teoría del mundo del revés ya que según distintas explicaciones científicas también hay quiénes aseguran que los sueños son una ventana a otros mundos paralelos al que vivimos. Todas esas imágenes que se reproducen mientras el transcurso del sueño son lo más cerca que se puede estar de los mundos paralelos que no entendemos.

Según el especialista Eugene Lim, profesor de Física de las Partículas y Cosmología en el King´s Collegue de Londres, podrían existir en el mismo espacio físico otros universos, de hecho asegura en el Daily Mail que “inevitablemente deben chocar, dejando posibles marcas en el cielo cósmico que podemos tratar de buscar”.

¿Se puede explicar con esta teoría del mundo del revés los posibles OVNIS, señales inexplicables u casos paranormales sufridos a lo largo de toda la historia? Las historias de fantasmas, por ejemplo, siguen repitiéndose una y otra vez todos los años. Hay gente que asegura haber contactado con el más allá y se han dado casos de posesiones demoniacas como el famoso poltergeist de Enfield en Londres, una historia que James Wan ha llevado a la gran pantalla este año con Expediente Warren: el caso Enfield.

Christopher Nolan con Origen plasmó la relación existente entre la realidad y el sueño, donde en muchas ocasiones se perdía la noción de lo que es real y lo que no. Lo mismo ocurre con la famosa película Avatar del director James Cameron. El protagonista es conectado a una máquina y queda paralizado, pero da vida a otro ser en otro mundo: Pandora.

Por lo tanto, ¿es posible que nosotros cuando dormimos demos vida a otro ser o a otro ‘yo’ en otro mundo paralelo al nuestro? ¿Es posible que la muerte solo es posible en nuestro mundo pero que tras ella se pasa a otro mundo, quizás al mundo del revés, donde se puede seguir disfrutando de la vida? Son preguntas peliagudas, difícilmente de contestar debido a que hay discrepancia entre los propios científicos de la posibilidad de que el ser humano siga vivo más allá de la muerte.

Según ciertas hipótesis físicas, hay distintos científicos que suponen la existencia de múltiples dimensiones y universos que forman lo que se llama el “multiuniverso”, un concepto que podría demostrarse mediante ecuaciones matemáticas y de la ciencia conocida como física cuántica. Sí, la misma ciencia de la que está todo el día hablando el personaje ficticio Sheldon Cooper en la serie The Big Bang Theory.

La creencia de un mundo externo al nuestro y que a su vez esté conectado es bastante complicada, posiblemente esté al nivel de la fe en Dios o la creencia ciega en que Jesucristo volvió entre los muertos tres días después de ser crucificado. Quizá me esté metiendo en un tema pantanoso debido a la gran cantidad de creyentes que hay en el mundo, pero todos deberían de pararse un momento y meditar sobre la posible existencia de un mundo paralelo al nuestro y donde puede que exista otro como nosotros.

Quizá todo son especulaciones o historias para no dormir, quizá todo sea un invención como la invasión extraterrestre en Estados Unidos gracias al efecto viral en la radio impuesto por el actor y director Orson Welles. Quizás es que necesitemos creer en algo y, por qué no, creemos en que haya un mundo diferente, donde algún día podamos acceder. La fe es infinita, la ciencia asegura que es posible y creer en ello no debería ser sinónimo de broma ni de locura. Si una persona es capaz de creer en un ente invisible, puede creer en la existencia de un multiuniverso, capaz de conectar el pasado, el presente y el futuro.

Posiblemente Robert Zemeckis, director de la famosa trilogía Regreso al futuro no estuviese tan loco como para crear una película de tal calibre y pensase similar a más de uno: la existencia de otro mundo paralelo al nuestro o, mejor dicho, la existencia de un mundo del revés (haciendo un guiño a la ya nombrada Stranger Things).

Al fin y al cabo, es el cine el que te hace plantear todas estas cuestiones sin respuestas, al menos hasta la fecha. Wes Craven con Pesadilla en Elm Street en 1984 aterrorizó de miedo a todos los ochenteros con su Freddy Krueger. El cine formula preguntas para que nosotros nos comamos la cabeza contestándolas.

Lo más interesante de todo es que sigue sin haber una teoría científica convincente. La fe tira de galones y el mundo del revés, al menos por ahora, sigue por ahí escondido donde nadie tiene la respuesta a la pregunta. ¿Un Expediente X? I want to believe (Quiero creer) se podía leer en el cartel de la oficina de Fox Mulder en la serie de Chris Carter y Vince Gilligan. Pues eso, tener fe y creer en la posibilidad de la existencia de tal mundo es lo único que nos queda actualmente. Sigamos pues.

09_foto_subjetivo

FOTO: Pinterest

Anuncios

Un comentario en “¿Y si existiese un mundo del revés?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s