Foto finish

Piqué aseguró tras la eliminación ante Italia: “No tenemos el nivel del Mundial y la Eurocopa”, y razón no le falta en su autocrítica. España es una sombra de lo que fue en el pasado, con una serie de jugadores con muchísima calidad pero sin el nivel de años anteriores. Ni Ramos, ni Busquets, ni Silva, ni Cesc, entre otros muchos, han estado al nivel de los años gloriosos de la selección.

Ganar Eurocopa, Mundial y Eurocopa no está al alcance de muchos equipos, por no decir de ninguno. Alemania fracasó en el intento en los 70 y Brasil pudo conseguir una tripleta de mundiales entre el 94 y el 2002 pero perdió la final del 98. España consiguió tres títulos en cuatro años pero los cuatro años posteriores se quedó con la miel en los labios en las tres competiciones que disputó.

El chorreo de Brasil en la Confederaciones fue el primer aviso de lo que le esperaba a España en los años venideros. El Mundial de 2014 fue una hecatombe, con una serie de jugadores fuera de forma y un grupo mal estructurado, espeso, queriendo jugar a lo mismo que jugaba años anteriores pese a que todos los equipos le habían cogido ya el truco.

El dilema del falso 9 acabó en el momento en el que Messi en el Barcelona dejó de actuar como falso 9. La apuesta por Diego Costa fue nula y en la Euro 2016 se apostó por la gran temporada de Aduriz y la juventud de Morata pese a no ser titular con la Juventus. La lista de Del Bosque, por enésima vez, discutida por más de la mitad de los aficionados. No se explica que a Gabi no se le diese una oportunidad, ni a Saúl, pese a la gran temporada de ambos con el Atlético.

En el momento de la verdad, pese a los dos buenos primeros partidos ante República Checa y Turquía, España naufragó. Croacia mandó al lado de la muerte a los de Del Bosque y en octavos esperaba la infravalorada selección italiana de Conte. El repaso en la primera parte fue doloroso y pese a que España reaccionó en la segunda mitad, su intento fue tan nulo que acabó cediendo en los minutos finales una ocasión a los italianos para rematar la faena.

España claudicó en 2013 ante Brasil (3-0) en una final para el olvido, volvió hacerlo en el mundial de 2014 tras los chorreos de Holanda (1-5) y Chile (0-2) y fracasó estrepitosamente ante Italia (2-0), precisamente la selección con la que empezó todo hace ocho años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s