Expediente Warren 2: James Wan pone el listón muy alto

En 2013 James Wan (Saw) nos deleitó con una obra maestra como fue Expediente Warren: The Conjuring, un filme que asombró al mundo y dejó sin aliento a los cinéfilos del género de terror, altos por el maltrato y la sobreexplotación de un género que nunca, salvo excepciones contadas, ha tenido el reconocimiento de los críticos del cine.

El malasio consigue con este filme algo muy complicado hoy día: construir una película de terror, con un buen guion y que genere miedo en el espectador. Las exigencias son máximas en esto del cine y eso James Wan lo sabe, por eso empezó a poner el listón por las nubes, primero con The Conjuring y ahora con El caso Enfield.

La nueva película de Wan nos sitúa en el contexto de El Poltergeist de Enfield, uno de los casos paranormales más conocido de la historia.  El fenómeno paranormal tuvo lugar en Inglaterra, exactamente en Brimsdown, Londres (1977). La señora Peggy Hodgson denunció que sus cuatro hijos habían visto muebles moverse y juguetes lanzarse solos como proyectiles. La historia llegó rápidamente a los medios ingleses, teniendo una cobertura fuera de lo común en aquella época.

El periodista Guy Lyon, junto a su equipo de investigación, estuvo presente en la mayoría de los sucesos. El fotógrafo Melvin Harris tomaría, poco después, numerosas fotografías con la cámara en modo automático en las que las que se veía a las niñas supuestamente levitando. El caso se alargó dos años —no dos semanas como sucede en la película —, en las que la psicóloga Anita Gregory hizo sus investigaciones propias. La más afectada del Poltergeist de Enfield fue una de las hijas de la señora Hodgson, Janet, que empezó a cursar episodios de posesión en los que hablaba con otra voz. Hay audios documentados reales y la pequeña de 11 años aseguraba que el supuesto demonio se llamaba Bill Wilkins, ex propietario de la casa que había muerto en el sofá del salón de una hemorragia cerebral muchos años atrás.

FOTO: a3
FOTO: a3

La escalofriante historia real la recoge James Wan en su brillante película de terror, gracias en parte a la actuación de Patrick Wilson (Insidious) y Eva Farmiga (The Judge), cómo Ed y Lorraine Warren, respectivamente. El ambiente, los planos, las fotografías y la música están detallados al milímetro. No hay un pero en ese apartado, porque es lo que más caracteriza a Wan. Ya se ha visto en Saw o en Insidious, y no iba a ser menos en Expediente Warren.

[Spoiler] En esta ocasión, el director introduce un poco de humor al filme, escaso en The Conjuring. La muñeca no dejaba momentos para risas. Quizás el punto flaco en esta película es el doblaje en algunos compases: Por ejemplo, cuando Janet habla por el señor Bill Wilkins genera en el espectador una sonrisa imposible de encubrir y disminuye por completo el terror que envuelve el filme. Sin embargo, en VOSE, o el audio real que se encuentra en YouTube, pone la piel de gallina a cualquiera.

Una película completa en todos los aspectos, con una historia real escalofriante y con una gran cantidad de sustos, obvios y no tan obvios, que ponen el listón patas arriba en un género que hasta The Conjuring, estaba más que estancado. James Wan le da la vuelta a la tortilla al dicho histórico de “las segundas partes nunca fueron buenas”. James Cameron ya lo demostró con Terminator II en los 90 y Wan ha hecho lo mismo con El caso Enfield.  

Anuncios

2 comentarios en “Expediente Warren 2: James Wan pone el listón muy alto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s