La MSN no perdona

No hay partido ni eliminatoria fácil, eso pensó Luis Enrique antes del choque y se reflejó durante los 90 minutos del encuentro ante el Arsenal. El equipo de Wenger llegaba al Camp Nou con ausencias, apeado de la FA Cup y con la inverosímil situación de remontarle al Barcelona el adverso 0-2 de la ida.

Pese a los obstáculos, los ‘gunners’ fueron valientes en todo momento e incluso le disputó el cuero al Barcelona, al menos durante algunos compases del partido. Arsene Wenger quiso sorprender al equipo de Luis Enrique y sacó de inicio al jovencísimo Iwobi. Las lesiones mermaron al técnico francés ya que no pudo contar en el crucial partido con jugadores clave como Ramsey, Wilshere o Cazorla.

La avalancha inicial fue contestada rápidamente por la MSN, más floja que en otros encuentros pero igual de efectiva. Neymar aprovechó el regalo que le puso en bandeja Luis Suárez y abrió la lata. Tras el gol del brasileño, el Barcelona se desplegó un poco más hacia atrás, intentando matar la eliminatoria en alguna contra. El Arsenal contestó al gol inicial de Neymar y puso el empate con un gol del egipcio Elneny al inicio de la segunda parte.

Con el gol del Arsenal, viejos fantasmas del pasado aparecieron por el Camp Nou sobre todo cuando Mathieu la pifió ante Welbeck. El inglés, sin embargo, no pudo superar a Mascherano —gigante el partido del argentino— y la jugada quedó en un simple susto.

Pese a tener una buena ventaja, el Camp Nou no respiró tranquilo hasta el golazo de Luis Suárez. El uruguayo empalmó hacia la escuadra un balón colgado desde la derecha por Dani Alves. Era el gol de la tranquilidad final, el pase definitivo a los cuartos de Champions League por novena temporada consecutiva.

Antes del golazo de Messi, llegó el momento de Ter Stegen; el alemán hizo un paradón ante el magistral lanzamiento de falta del chileno Alexis Sánchez. Además, el rechace también fue interceptado por el cancerbero, acertado una noche más en Europa con los azulgranas.

Al filo del final del encuentro, llegó el momento de Leo Messi. Sin ser el partido más brillante del argentino, el rosarino ejecutó a la perfección una vaselina a Ospina y se coló en el fondo de la red. Era el tercer y definitivo tanto del Barcelona, el gol que cerraba la eliminatoria y, por ende, el encuentro.

El equipo de Luis Enrique cerró una eliminatoria que encarriló hace unas semanas en Londres. La MSN, una vez más, no perdonó a su rival y el equipo de Wenger volvió, y ya van unas pocas, a claudicar ante la superioridad culé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s