DiCaprio e Iñárritu se coronan en los Oscar

Tras la borrachera de los Oscar es normal que se saquen conclusiones de los premios repartidos, entre ellos el de Leonardo DiCaprio. Llegó su momento, por fin decían algunos, y nos deleitó con un discurso exprés sobre el ‘Cambio climático’. ¡Casi nada! Un tío multimillonario, buenísimo actor,  que le ha costado sangre, sudor y lágrimas llegar hasta la ansiada estatuilla y no tiene otro tema del que hablar en su minuto de gloria que del cambio climático que puede padecer la tierra si no la cuidamos.

Es un poco contraproducente que Leo DiCaprio hiciese ese famoso discurso en una ciudad (Los Ángeles) donde está subiendo considerablemente el número de personas sin techo y donde la policía, debido a que el teatro donde tiene lugar la ceremonia de los Oscar se encuentran numerosos pobres sin recursos para subsistir, acabó desalojando la zona para que tuviese lugar sin problemas el acto. Es un poco contraproducente, y digo solo poco y no contraproducente al completo, porque veo ‘bastante normal’ que un tío que no carece de nada prefiera cuidad la tierra en el que habita a hablar de la realidad que le rodea.

Obviando el ‘discursito’, su victoria fue más que merecida, aunque necesitó una campaña de marketing brutal durante todo este tiempo atrás para que la academia cinematográfica más importante del mundo se diese cuenta de todo el trabajo realizado. DiCaprio es muy buen actor y su último papel en The Revenant así lo confirma. Películas como Inception, Shutter Island, Diamante de Sangre o el Lobo de Wall Street pasaron desapercibidas para los ‘más entendidos’ del mundo del cine. Incluso su papel estrella cuando aún tenía cara de crío, Titanic, fue obviado por los mandamases de Hollywood. El tiempo pone a cada uno en su lugar y Leo, con su Oscar, se mete de lleno en ese privilegiado elenco de actores con al menos un Oscar en su haber. Más vale tarde que nunca, diría DiCaprio tras escuchar su nombre en la gala.

No solo en el pasaporte coinciden el Chapo Guzmán, líder de Alianza de Sangre, y  Alejandro González Iñárritu, cineasta, guionista y productor, sino que son los hombres ‘no estadounidense’ más nombrados en Estados Unidos. El primero sabemos el por qué,  aunque ahora no viene a cuento. El segundo es por la aportación, por supuesto positiva, que está brindándole al cine en estos últimos años. A principios de este siglo ya empezó a dar muestra de su capacidad como director con tres películas más que conocidas como son Amores perros, 21 gramos y Babel.  Con Babel consiguió el Oscar en la categoría a mejor banda sonora aunque la película fue nominada a siete premios, entre ellos mejor película y mejor director. Fue solo un aviso de lo que iba a llegar.

En 2014 el mexicano ‘revivió’ a un Michael Keaton que parecía más que retirado en esto de papeles estelares.  El que un día fue Bruce Wayne/Batman allá por finales del siglo pasado, se puso el traje de ‘pájaro’ y protagonizó a Riggan Thomson en Birmand para filmar así un film brillante que acabó consiguiendo cuatro premios en la edición 87ª de los Oscar. Lo curioso es que el ‘renacido’ Keaton ha sido igual de importante en la nueva ‘mejor película’ para los Oscar: Spotlight.

Tras sacar de las penurias a Keaton, Iñárritu quería conseguir lo imposible: ganar un segundo Oscar a mejor director y que Leo DiCaprio levantase el suyo propio. La hipótesis improbable se convirtió en realidad. The Revenant causó furor en la academia y en los cinéfilos y el mexicano volvió a reconquistar su premio. Lo de DiCaprio, era de esperar.

La 88ª gala de los Oscar estuvo marcada por la falta de diversidad que alentó Will Smith, bien comenzada por Chris Rock que dejó más de un dardo envenenado en su cómico discurso. El filme de Smith, La verdad duele, no fue incluida, de ahí quizá su malestar con la academia cinematográfica. Su lugar lo ocupó Spotlight —entre otras películas— que acabó ganando la estatuilla en la categoría de mejor película. Keaton, como ya sucedió el año antes con Birdman, repetía presencia en la película victoriosa. Mad Max: furia en la carretera dejó sin ningún premio técnico a Star Wars: el despertar de la fuerza. Un palo sin precedentes para J. J. Abrams.

Anuncios

Un comentario en “DiCaprio e Iñárritu se coronan en los Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s