La maldición de Petr Cech

Si hay un portero en el mundo que puede presumir de que Messi no le haya hecho un solitario gol, ese es Petr Cech. Los datos del delantero del FC Barcelona en Liga de Campeones son demoledores: 80 goles, nada más y nada menos. Ahora bien, ninguno al checo.

La maldición comenzó en la temporada 2005-2006, cuando el Barcelona volvía a medirse al Chelsea en los octavos de Champions League. El año anterior (2004-2005) el equipo que entonces dirigía José Mourinho, se llevó la eliminatoria por un global de 5-4 (4-2 en Londres y 2-1 en Barcelona). En 2006, sin embargo, la historia esta vez iba a sonreír al Barcelona aunque Messi seguramente no tendrá un buen recuerdo de aquella eliminatoria. El argentino no pudo batir a Cech en ninguno de los dos encuentros. Encima, para más inri, se lesionó en el partido de vuelta en los primeros compases del encuentro, lesión que le privó de seguir compitiendo esa temporada y de perderse la gran final meses después ante el Arsenal, el próximo rival azulgrana.

Un año después, el Barcelona de Rijkaard y el Chelsea de Mourinho volvieron a medirse en el ‘clásico’ de Europa. Posiblemente los dos mejores equipos del momento frente a frente, en un nuevo duelo europeo, pero esta vez en la fase de grupos. El Barcelona sucumbió en Londres con un solitario gol de Drogba y empató a dos en un duelo fratricida en el Camp Nou. Una vez más, el 10 ­—entonces el 19— quedó de vacío ante Cech.

Años después de aquel choque, allá por mayo de 2009, con la final en juego, Barcelona y Chelsea una vez más en Europa. Aquella semifinal será recordada siempre por el golazo de Iniesta en el minuto 93 y los penaltis no pitados al equipo de Hiddink. Un Barcelona con uno menos casi toda la segunda parte, se impuso a un Chelsea férreo,  finalista el año anterior y con ganas de conseguir su primera Copa de Europa. Pero no pudo ser, al igual que no pudo ser el gol de Messi, una vez más cabizbajo, incapaz de superar a su rival en ninguna jugada, apático con el balón. En la final, sin embargo, se deshizo y marcó el 2-0 con la testa. Un ratón de 1.69 centímetros saltando entre Vidic y Ferdinand y anotando un golazo a Van der Sar. Ni un cuento de J. R. R. Tolkien superaría eso.

Por último, su última hazaña negativa ante Cech: el famoso penalti en 2012. El Barcelona dependía de Leo para alcanzar su tercera final en cuatro años con Guardiola. Si Leo Marcaba, el Barcelona se ponía 3-1 ante un Chelsea diezmado, con uno menos y casi sin capacidad de reacción. Pero Messi, una vez más, no vio portería ante Cech. Ni en la ida, donde el Barcelona pudo cerrar prácticamente la eliminatoria y acabó perdiendo 1-0, tras un gol de Didier Drogba, como ya sucedió en 2007. Ni en la vuelta, donde el famoso penalti errado supuso el cierre definitivo a un equipo fantástico que acabó ganando la Copa del Rey ese año en el Vicente Calderón ante el Bilbao (3-0).

Cech, ahora en el Arsenal, sabe de sus datos estratosféricos ante Leo Messi: ocho encuentros y cero goles ante el argentino. En dos ocasiones pasó el delantero, pero el arquero ganó en la fase de grupos de 2007 y pasó en la última eliminatoria (2012). Su hándicap es que ya no juega en el Chelsea, sino en el Arsenal, rival al que Leo Messi le ha anotado seis goles en dos eliminatorias (2010 y 2011).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s