La insensatez del Balón de Oro

Hace tiempo que la gala del Balón de Oro se convirtió en una especie de ceremonia mediática, con numerosos intereses y dejando de lado las obviedades del planeta fútbol. Y esto ocurre precisamente desde que el Balón de Oro y el FIFA World Player se fusionaron en un solo trofeo allá por el año 2010 con Messi como primer ganador.

Por aquel entonces, los jugadores nacionales reinaban debido a la consecución del Mundial de Sudáfrica.  Iniesta y Xavi,  junto a Leo Messi, eran los principales candidatos para conseguir el ansiado trofeo,  pero no eran los únicos.  Los tulipanes Wesley Sneijder, triplete con el Inter de Milán y subcampeón del mundo, y Arjen Robben, subcampeón de todo, hicieron méritos suficientes para estar ahí entre los elegidos.

Ante todo pronóstico,  Leo Messi,  con su flamante Bota de Oro (34 goles) y campeón de liga,  consiguió su segundo Balón de Oro y todos,  aunque reconociendo la superioridad futbolística del astro argentino, quedamos algo (o muy) decepcionados con la FIFA y France Football por no reconocer a Iniesta o a Xavi con el galardón.

Desde lo ocurrido en 2010,  nadie cree en el galardón. Messi y Cristiano, estén como estén, se reparten el premio. Un año el argentino. Otro el portugués. Y así continúa. En 2011 y 2012 el galardón fue a parar a manos de Leo Messi.  El argentino en 2011 consiguió la Liga de Campeones, la liga de España y fue pichichi de la Champions pero en 2012 solo consiguió la Copa del Rey.  ¿Es suficiente una Copa del Rey para ganar un Balón de Oro? Sí, si te llamas Leo Messi y ese año (2012) marcas 91 goles entre todas las competiciones oficiales.

Tras el póker seguido del argentino,  llegaron dos balones de oro más para Cristiano Ronaldo (el segundo y el tercero de su carrera).  En 2013 el portugués no ganó nada con el Real Madrid —Messi ganó la Liga de España y fue Bota de Oro— en detrimento del francés Franck Ribèry que consiguió la triple corona con el Bayern de Munich y fue otorgado con el premio a mejor jugador de Europa por la UEFA en agosto de 2013.  Pese a los números impresionantes de Ribèry a nivel de clubes (también ganó la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes),  la FIFA no le reconoció como el mejor.  Un año después, y tras ganar la Liga de Campeones en Lisboa, además de proclamarse máximo jugador de Europa,  el portugués volvió a alzar el Balón de Oro.

Los últimos siete años se lo han repartido los dos astros de Barcelona y Real Madrid,  pero ha habido años (2010 y 2013) que sus premios han estado más que cuestionados. En 2015, sin embargo, todo apunta a que el galardón lo volverá a alzar Leo Messi,  tras un espectacular 2015 donde consiguió un nuevo triplete con el Barcelona,  marcó 43 goles en liga y fue pichichi de la Liga de Campeones, empatado con Cristiano y Neymar, sus compañeros en la gala.

Que Messi vaya a ganar el quinto Balón de Oro parece obvio,  pero de ahí no radica el problema sino en la inclusión de Cristiano Ronaldo entre los tres finalistas. Si ya fue discutida la inclusión de Leo Messi el año pasado tras un 2014 desesperante entre lesiones y un bajo rendimiento alarmante, ahora le toca el turno al portugués tras no ganar nada con el Real Madrid y dejando fuera del pódium a Luis Suárez.  Una vez más,  la insensatez del Balón de Oro encandila a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s