Otra tarde mágica en el Bernabéu

El Barcelona volvió a salirse en el Santiago Bernabéu. Con o Sin Messi, da igual. El equipo de Luis Enrique demostró estar unos pasos por encima de su máximo rival y lo destrozó sin piedad. Los pañuelos comenzaron a aparecer en el coliseo blanco mientras que el Barça se divertía sobre el césped. Iniesta, ovacionado por un sector de la grada tras ser sustituido, fue el mejor de un encuentro ya para la historia.

Ya se comentó en la previa: la clave del partido iba a estar en el centro del campo, y así fue. Benítez hizo caso omiso a sus propias convicciones y dejó fuera del once titular a Casemiro, su ‘intocable’. Apostó por la BBC, como querían desde arriba, y el tiro le salió por la culata. Superado en el medio campo en todo momento, creyó que con los ‘jugones’ podía superar a un Barcelona superlativo que le salía todo. Luis Enrique, sin embargo, apostó por Rakitic en el once y con Sergi Roberto de falso extremo, y acabó dando un recital. Mientras tanto, Leo esperaba su turno en el banquillo, por si el partido se pusiese feo, como ya ocurrió en el Vicente Calderón a principios de temporada.

Sin la MSN al completo, pero con la mejor dupla de la Liga —Suárez y Neymar—, el Madrid sucumbió ante el Barcelona en todos los compases del encuentro. El uruguayo,  tras un genial pase del canterano Sergi Roberto — ¡Cómo ha crecido este chico!—, se la puso al otro palo de un Keylor Navas superado en todas las acciones. Mazazo a un Madrid sin ideas, incapaz de dar tres pases seguidos.

El otro genio del Barcelona, Neymar Jr., no aparecía como de costumbre, pero la primera que tuvo,  tras un magnífico pase de Andrés Iniesta, materializó el segundo minutos antes del descanso. El campo del Real Madrid, cerca de estallar, vio como Neymar se cargaba a Danilo con un caño sublime, para que luego dejara en bandeja a Suárez el tercero a segundos de pitar el descanso, aunque Marcelo sacó en la línea lo que hubiera sido la sentencia blanca.

El Bernabéu pitaba a Benítez, a Florentino, a los jugadores, nadie se salvaba en una noche negra. Comenzó la segunda parte, y el Madrid tuvo dos ocasiones para acortar distancias. Marcelo, primero, y James, después, pusieron en apuros a un estratosférico Claudio Bravo. Un poco después del minuto 50,  Iniesta conectó con Neymar al borde del área, y el manchego, que no metía un gol en liga desde hacía año y medio, precisamente ante el Real Madrid (3-4) y en el Santiago Bernabéu, anotó el golazo de la noche. Chut fuerte, a la escuadra, tras un pase de espuela de Neymar. El Barcelona se divertía acosta de un Madrid desganado, sin fuerzas, incapaz de contrarrestar ninguna acción culé.

Tras el mazazo del 0-3, llegó Leo y el Barcelona empezó a gustarse aún más. El argentino jugó algo más de media hora; suficiente, el daño ya estaba hecho. Con el ‘10’ sobre el campo, llegó el cuarto. El argentino cedió a Jordi Alba y este, con un toque sutil, le cedió el balón a Suárez. El delantero, con un movimiento de pie, sentó a Keylor e hizo el cuarto.

Sin piedad,  los jugadores del Barcelona, especialmente Piqué, buscaron el quinto. Querían reeditar viejos laureles futbolísticos. Munir tuvo la ocasión más clara, pero su chut se fue desviado incomprensiblemente. El primer 0-4 de la historia culé en el Bernabéu, ya se encuentra junto a otras tardes mágicas: del 0-5 de Cruyff, al 2-6 del ‘Pep Team’, pasando por el 0-3 de Ronaldinho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s