‘La Marsellesa’ puso en pie a Wembley

80.000 personas, solo 100 por miedo devolvieron sus respectivas entradas, cantaron juntos en el mítico estadio de Wembley el himno oficial de Francia: ‘La Marsellesa’.  El mítico, aunque reconstruido, estadio de Wembley,  lleno hasta la bandera,  envió un mensaje de unidad contra el terrorismo y homenaje a las víctimas de los atentados del pasado viernes 13 en París.

engvsfra02

Foto: El economista. 

Jugadores como Lass Diarra,  que perdió a su prima en los ataques de París, o Antoine Griezmann, cuya hermana estaba en la discoteca Bataclan cuando tuvo lugar el atentado y pudo lograr escapar,  no quisieron perderse el partido.

La Marsella,  aunque con acento inglés,  se convirtió justo cuatro días después de los atentados en la capital francesa, en el símbolo de la unión contra la tiranía del terrorismo,  contra el Estado Islámico, contra la barbarie.

El himno francés sonó desde las gargantas de Emiliano y Florencia, dos jóvenes bonaerenses de vacaciones en Inglaterra,  que quisieron ver un partidazo y acabaron encontrándose ante una “experiencia de verdad histórica”.

Arsene Wenger, entrenador del Arsenal, no  quiso faltar a la cita histórica. Tampoco el príncipe Guillermo, que asistió para reforzar un “poderoso mensaje de la amista y la alianza de Reino Unido con Francia, contra las personas que buscan dividir las sociedades”. Otro miembro importante como es Boris Johnson, alcalde de la capital,  afirmó que iría a un partido con el que “Londres dice a París que está con ella, como siempre, dispuesta a recordar pero también a seguir adelante con la vida”.

El fútbol pasó a un segundo plano. La selección de Hodgson, vapuleada en juego por España hace cuatro días, intentó, pese a las bajas, tocar bien la pelota y apostar por el juego colectivo. Pero, en días como este, el fútbol es lo que menos importa. El marcador (2-0 para Inglaterra), será eternamente anecdótico.

La paz gana en Wembley, y la gana gracias a dos estados unidos por una misma causa: lucha contra el terror. Las palabras “libertad, igualdad, fraternidad” recibían a los asistentes, escritas en la fachada del mítico Wembley con luces de colores de la bandera francesa: azul, blanco y rojo.

El fútbol demostró, una vez más, que es un evento que puede unir a todos por una misma causa. El dolor de las víctimas se vio reflejado en el momento que el himno francés empezó a sonar en la capital inglesa. También se demostró que nada —ni nadie— podrá evitar que el balompié siga adelante. Y, por supuesto, ahora hay que estar más que nunca unidos, como se demostró en Wembley, para combatir al verdadero opio de este mundo: el terrorismo.

Vídeo del usuario Football TV de YouTube. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s