Corregir los errores para volver a ser eterno

descarga

Después de la victoria ante el Sevilla FC en la Supercopa de Europa,  el Barcelona de Luis Enrique tiene la difícil —no imposible— misión de volver a ganar los seis títulos en un mismo año. El equipo azulgrana, que ya consiguió dicho hito en 2009 con Guardiola en el banquillo, disputará entre el viernes 14 y el lunes 17 de agosto la otra final fijada en el calendario: la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao.

Pese a cosechar un nuevo título en Tiflis, el equipo anda algo dubitativo atrás.  Entre los partidos de pretemporada y la final ante el Sevilla, el equipo catalán ha recibido 12 goles, números negativos que hacen saltar las alarmas en la zaga culé. Una defensa que lleva varios años cuestionada por la necesidad de encontrar un central de garantía pero que la temporada pasada acabó siendo la mejor de Europa. Mucha culpa de ello la tienen jugadores que estuvieron lejos de su mejor nivel años atrás; jugadores como Alves o Piqué volvieron por sus fueros, además del espectacular nivel de Mascherano y Alba, así como la gran aportación de Bartra, Adriano o Mathieu, completaron una defensa que ganó el deseado triplete.

Dejando a un lado la defensa, también es digno de mención el equipo en sí y el problema que Luis Enrique va a tener a la hora de hacer rotaciones. Con Xavi en Qatar,  Pedro más lejos que cerca de Barcelona y la sanción UEFA que impide ver a Arda Turan y Aleix Vidal en el campo, los azulgranas tienen muy pocas alternativas a la hora de hacer cambios de garantías, al menos hasta enero que es cuando la sanción impuesta por la UEFA al Barcelona caduca.

La portería está bien cubierta con Claudio Bravo y Ter Stegen. El chileno todavía no se ha estrenado con el Barcelona en esta campaña,  pero todo hace indicar que seguirá siendo el portero titular en la Liga BBVA.  Mientras tanto, el alemán continuará defendiendo la portería culé en Liga de Campeones y Copa del Rey.  El ex del Borussia Mönchengladbach fue uno de los grandes aciertos de Zubizarreta la campaña anterior. Con 23 años, está llamado a ser el sustitutito de Manuel Neuer en la Selección Alemana y el futuro portero titular (indiscutible) del FC Barcelona.

Donde Luis Enrique va a tener más problemas, al menos a priori, va a ser en la medular. La temporada pasada el cambio natural de Iniesta o Rakitic era Xavi Hernández, todo un lujo para Lucho tener a un jugador de la calidad del ex capitán. Sin embargo, tras la marcha del ‘6’ el equipo se queda ‘cojo’, por así decirlo, en esa posición.  Rafinha es la alternativa al manchego y al croata, ya que Sergi Roberto no llega a convencer en esa posición al técnico asturiano. El ‘20’ ha jugado más en el carril derecho sustituyendo a Dani Alves que en su posición natural. Hasta enero, que es cuando Arda Turan podrá debutar con la elástica azulgrana, el equipo que dirige Luis Enrique tendrá que sobrevivir solo con tres interiores.

Arriba no hay ningún problema, siempre y cuando los tres tenores estén aptos para jugar. Ausente Neymar por paperas en la Supercopa de Europa, el sustituto natural era Pedro, pero Luis Enrique confió antes en Rafinha que en el canario. Si finalmente Pedro se queda, el ‘7’ será la alternativa a Messi, Suárez y Neymar, como ya sucedió la temporada pasada. Las otras dos opciones de Lucho son: Sandro y Munir. El primero, hasta la fecha, ha rendido a un mejor nivel que el segundo, que desde su irrupción fugaz la temporada pasada, ha bajado un poco el listón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s