La enésima oportunidad para Zlatan

Foto: Daily Mail

Jugar en equipos de la talla de Juventus, Inter, Barcelona, Milán o PSG  y no ganar, al menos, una Liga de Campeones tiene que ser frustrante.  Si además tu DNI te indica que tienes 33 años —34 cumplirá en octubre—, la frustración se incrementa hasta una escala casi insalvable.
Esto es lo que le ocurre al mejor jugador sueco de la historia: Zlatan Ibrahimovic. El 10 del Paris Saint-Germain vio como sus opciones de levantar la ‘Orejona’ se esfumaban cuando el colegiado Björn Kuipers le sacó la roja por una entrada a Oscar. La tarjeta, más que rigurosa, suponía el (casi) fin para Ibrahimovic.  Su intento de ganar la Champions volvía a desvanecerse tras 31’ donde apenas tocó tres balones en la media hora que jugó.  De rodillas, sin mirar al colegiado,  esperó su veredicto como si de una condena se tratase.  Se marchó del campo sin decir ni mu.  No sabía si reír o llorar —o liarla, quién sabe.
Laurent Blanc le dio una palmadita antes de que el sueco se marchase a los vestuarios,  Zlatan no movió ni una mueca.  Sabía que había llegado tarde a la pelota pero aun así se mantenía firme en sus convicciones: no fue para roja.  El que una vez fuera su ‘padre futbolístico’, José Mourinho, sabía que tenía la eliminatoria en su mano: con uno más,  en casa y con la eliminatoria a favor.   Tan bonito para ser verdad.

“Cuando me sacaron la roja lo peor fueron los jugadores del Chelsea; sentí que tenía a 11 bebes alrededor.”

Mientras tanto, Zlatan se fue al vestuario, indignado por la decisión del árbitro y sin ánimo de seguir luchando por un título que parece estar gafado para él.  Jugó en el Inter de Milán hasta el 2009 y lo curioso es que al año siguiente de irse del Inter,  el equipo que entonces dirigía José Mourinho ganó el máximo trofeo continental en el Santiago Bernabéu por 2-0 al Bayern de Munich. Curioso también es la paradoja siguiente: en el año anterior (2009) y en el año posterior (2011) de su estancia en Barcelona,  el equipo culé ganó sendas Champions League ante el Manchester United (2-0 y 3-1). Zlatan, sin embargo, no formó parte de ninguno de esos dos equipos ya que él estuvo la temporada de entremedio de las dos reflejadas: 2009-2010.
Pese a todo lo mencionado, los goles de David Luiz y de Thiago Silva, así como la racanería del juego realizado por los de José Mourinho,  permiten la enésima oportunidad para Zlatan de conseguir al menos una Champions League. Tras el estasis final, y ya sabiendo que será de la partida en los cuartos,  dejó un titular de esos que le encantan a los periodistas: “Cuando me sacaron la roja lo peor fueron los jugadores del Chelsea; sentí que tenía a 11 bebes alrededor.” Genio y figura hasta la sepultura.
Anuncios

Un comentario en “La enésima oportunidad para Zlatan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s