Au revoir, Thierry Henry

Au revoir, Thierry Henry

Henry se retira del fútbol a los 37 años

Arsenal v Charlton Athletic

Parece mentira, pero aún recuerdo como si fuese ayer los ratos que me pegaba jugando a la consola editando las características de los jugadores. Una vez, así por casualidad, empecé a utilizar mucho a un jugador, hablo de los primeros Pro Evolution Soccer de PSX. ¡Eran una pasada! y a mí me encantaban muchísimo. Venía del colegio/instituto y tras comer, lo primero que hacía, era encender la consola. Ni siesta ni deberes, la PSX, primero, y la PS2, después. Amante del balompié desde que tengo uso de razón, he sido siempre un enamorado de la Premier League inglesa. Desde pequeño, no solo en la Play Station donde escogía equipos ingleses, sino buscando, allí donde podía, lo máximo para saber todo lo posible de la que considero, hasta la fecha, la liga más atractiva del continente.

Indagué tanto, que me empezó a gustar muchísimo sendos jugadores de la Premier. Recuerdo que en los primeros años de contacto con el fútbol me gustó bastante la delantera del Manchester United del año del triplete; la compuesta por Andy Cole y Dwight Yorke. Era 1999, el Manchester United ganaba al Bayern de Múnich tras una final de infarto y yo disfrutaba muchísimo, sin saber en realidad muy bien por qué. Tenía 10 años y medio, y solo había visto los partidos en abierto que daba, entonces, Canal Sur, por un lado, y Televisión Española, por otro. Por aquellos tiempos, el Canal Plus estaba carísimo y el Canal Satélite Digital/Vía Digital, estaba aún peor.  Lo poco que veía era a través de los canales antes mencionados que lo echaban en abierto, así como los resúmenes. Ver la Premier entonces era una odisea. Pese a ello, los resúmenes de todos los goles mediante el Canal Plus, ya que los deportes, el programa de Michael Robinson El día después y el Tercer Tiempo eran gratuitos, me sobró para ir conociendo poco a poco el fútbol inglés y sobretodo, enamorarme de muchos jugadores de aquella liga.

En el año 2000 Luis Figo se fue del Barcelona, hecho que desencadenó en una época de ostracismo en el Camp Nou. Mi equipo de siempre —fue, es y lo será—ha sido el Fútbol Club Barcelona. Aquel año,  vi una noticia así por encima en el periódico, ya por entonces leía periódicos deportivos como el Mundo Deportivo, Diario Marca o Diario Sport. En aquella noticia leí: Henry al Barcelona. Yo, muy ilusionado, corrí hacia mi PSX y vi las características del francés. Era uno de mis favoritos ya en aquellos años. El galo había fichado un año antes por el Arsenal de Arsene Wenger. El eterno 14 gunner no llegó a triunfar en la Juventus. Italia no le venía bien a Thierry y acabó fichando por el Arsenal inglés en el 99. Como siempre atento a lo que sucedía en el fútbol, no me podía creer que el crack francés iba a venir a Barcelona. Por aquel entonces no era lo que finalmente fue, pero ya empezaban a verse ‘cosas’ en él. Finalmente, Henry no acabó viniendo esa temporada a Barcelona. Los 60 millones de euros de Figo fueron invertidos en un eléctrico Overmars, que las lesiones no le dejaron triunfar en Barcelona, y un Petit venido a menos. El francés, artífice de uno de los goles dos años antes en la victoria de Francia por 3-0 a Brasil en la Final del Mundial de 1998, fue un verdadero fiasco su fichaje por la entidad azulgrana.

Volviendo a lo que nos importa, volviendo a Henry; el crack francés empezó a escribir con letras de oro su nombre en la Premier League. Se convirtió en el líder del equipo, así como en el ídolo incuestionable de una afición que lo idolatró siempre. Para mí, desde que tengo uso de razón, he visto muchos delanteros. Vi a Ronaldo Nazario cabalgar por todos los campos de España con el Barcelona. Bueno, todos los que la televisión ofrecía en abierto, todo hay que decirlo. Luego he visto muchos otros delanteros como Shevchenko (AC Milán), Adriano (Inter), Kluivert (Barcelona); o los más nuevos como Benzema (Real Madrid), Luis Suárez (Liverpool/Barcelona) y ninguno de estos tienen o han tenido  la ‘elegancia’ de ‘Tití’.  Su tiro al palo largo del portero es una cualidad al alcance de pocos. Éste, el bueno del francés, los marcaba a pares de tal forma. Recuerdo un gol al Real Madrid en el Bernabéu con el Arsenal. Fíjate por donde, ¡éste sí lo pude ver por el Canal Plus! ¡Y qué partido! Temporada 2005-2006, el Arsenal se presentaba con la defensa en cuadro y un equipo verdaderamente joven. Cesc en el mediocampo de timón y Thierry Henry en punta comandando a los Chicos de Wenger. Henry, que mojó las tres veces que jugó en el Bernabéu —una con el Arsenal y dos con el Barcelona—se salió con la suya e iluminó el campo merengue él solito. El gol del francés llegó en el primer minuto de juego de la segunda mitad; cogió el balón casi en el medio campo, tras un pase de Cesc Fábregas, se deshizo en velocidad de algún que otro jugador blanco y se la coló a Casillas con la izquierda en el palito de siempre, en el palo largo. Gol, victoria y clasificación —el partido de vuelta acabó 0-0 y el Arsenal pasó a Cuartos de Final.

Ese año, el Arsenal  llegó a la final. ¡Qué mal! Me encantaba el Arsenal por Henry, pero en frente estaba el Barcelona, mi equipo. Era imposible estar, en esta ocasión, a favor de un ídolo, a favor de un jugador que llevas siguiendo, de manera constante,  durante seis temporadas. Disfruté muchísimo de aquella final, aunque recuerdo que lo pasé muy mal algunos momentos, ya que el gol del Barcelona no llegaba. Henry hizo una final memorable, mucho mejor que Ronaldinho Gaúcho, la otra gran estrella del momento. Finalmente, el gato al agua se lo llevó el brasileño y no el francés, y éste aún tenía que esperar su momento.

de-grosses-desillusions-comme-ici-en-finale-de-ligue-des-champions-en-2006-face-a-barcelone_21156_wide

2006 parecía que era el año que Henry iba a desembarcar, por fin, en Can Barça. Entonces, el equipo que dirigía Frank Rijkaard era el mejor del mundo. Venía de ganar dos ligas seguidas y de derrotar al Arsenal —equipo de Henry—en la final de la Liga de Campeones. No había otro equipo mejor que el club azulgrana para fichar en ese momento pero… las cosas se torcieron. ¿Qué hizo dar la vuelta a la tortilla a Henry y seguir en el Arsenal? Simplemente, no ganar aquella final. Aquella final perdida en París fue un palo enorme para Thierry.  Tan grande, que en el vuelo de vuelta hacia Londres, Henry habló con Arsene Wenger de su futuro y creía que él era el responsable de la derrota del Arsenal ante el Barcelona. Tal fue su cabreo tras la derrota, que acabó por decir que no al conjunto culé y decidió permanecer, de manera vitalicia, en el club inglés.

Tras un año movidito, donde perdió Champions y Mundial, el francés no cuajó su mejor temporada al año siguiente con el Arsenal. También, hay que tener en cuenta, sufrió una lesión de ciática que le tuvo apartado de los terrenos de juego bastante tiempo. Pese a ello, no le impidió fichar por el Barcelona a la temporada después (2007-2008) de decir que no.  El francés llegó al conjunto culé como una mega-estrella; 30000 personas estuvieron en el Camp Nou para ver su presentación. El galo, que llegó mermado por la lesión que le tuvo apartado durante un tiempo de los terrenos,  firmó una temporada muy lejos del nivel a que nos tenía acostumbrados.

Tras una temporada de transición y ya con los 30 encima, Henry se encontraba ante una segunda oportunidad para triunfar en el Camp Nou. Su valedor, en este caso, era Guardiola, un recién llegado, y no Wenger, su tutor desde siempre. El actual entrenador del Bayern creyó en él, incluso por encima de Samuel Eto’o.  Finalmente, el tiempo, le dio la razón a Pep. El galo acabó triunfando en el flanco izquierdo azulgrana, anotando 19 goles en liga, 6 en Liga de Campeones y 1 en Copa del Rey. Para el recuerdo quedará siempre guardado en la hemeroteca aquel 2-6 ante el Real Madrid, donde el francés fue partícipe del elenco principal de ‘actores’ de aquella machada. El 14 metió el primero y el cuarto de los azulgranas, antes de abandonar el terreno de juego.

thierry-henry-celeb-v-real-madrid_2252980

Con el Barcelona consiguió siete títulos en tres temporadas, pero entre esos siete hay uno muy especial: la finalísima de Roma. El francés siempre reconoció que fichó por el Barcelona para ganar títulos y en especial, la Liga de Campeones. El galo no falló en su predicción y tres años después de la derrota en París, ‘Tití’ pudo levantar la ansiada ‘Orejona’ al cielo de Italia, el título más importante a nivel de clubes y el más deseado por todos los jugadores.

Su retirada era de esperar: 37 años y muchos partidos a la espalda, aunque nunca pude imaginar que este día iba a llegar. Como dije al principio, todo empezó gracias a la consola, a los reportajes y a las ojeadas a los periódicos, así empecé a fijarme en un jugador que ha marcado mi infancia y mi juventud. 14 años siguiendo, de manera constante, a un crack que pone punto y final a una trayectoria futbolística difícil de igualar.

Au revoir, Thierry Henry.

Henrychampions

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s