Lincoln: la última gran obra de Spielberg

  • Lincoln (2012) es una película dirigida por Steven Spielberg que narra los últimos meses del 16º presidente de los Estados Unidos

  • Su protagonista, Daniel Day-Lewis, se hizo con el Óscar a Mejor Actor en 2012 gracias a su papel de Lincoln

Steven Spielberg o lo que es lo mismo, uno de los mejores directores que ha dado el cine en toda su historia. El de Ohio ha dejado magníficas películas para el recuerdo. Desde E.T. el extraterrestre (1982), pasando por Poltergeist (1982), que finalmente no pudo dirigir por una normativa del Direrctor´s Guild of America que prohíbe que se dirijan dos films al mismo tiempo, hasta Lincoln (2012), su última obra con repercusión mundial.
El filme narra los últimos meses de la vida del decimosexto presidente de los Estados Unidos de América. En estos meses, el filme muestra el final de la Guerra Civil, la aprobación de la decimotercera enmienda a la Constitución por la que se abolía la esclavitud y el asesinato del propio Abraham Lincoln, en el Teatro Ford, a manos de John Wilkes Booth.
La película de Spielberg cuenta algo que se conoce de por sí, debido a que la historia así lo muestra. Se sabe cómo se acabó la guerra, se sabe que se aprobó la enmienda y se sabe cómo y dónde murió el famoso presidente. Pese a que todo esto se da por sabido, la película Lincoln consigue que el espectador se interese por lo que está viendo en pantalla. Logra con ello —según los críticos— que las dos horas y media de película no acaben convirtiéndose en un calvario. Mucha culpa de esto es gracias a Spielberg al que, algunos, le podrán acusar de muchas cosas a lo largo de su carrera —incluso Steve tiene detractores—, pero nunca lo podrán acusar de aburrir al espectador.
Spielberg en este filme cuenta con un elenco de actores muy interesantes. El protagonista absoluto de Lincoln es el propio ‘Lincoln’: Daniel Day-Lewis dio vida al histórico presidente. Su actuación le sirvió para conseguir en 2012 el Óscar a Mejor Actor de Hollywood. El inglés sumaba con éste su tercer Óscar después de haberlo conseguido con anterioridad en 1989 (Mi pie izquierdo) y en 2007 (There Will Be Blood) respectivamente. También es importante la aportación en el filme de Sally Field, Tommy Lee Jones y Joseph Gordon-Levitt entre otros.
En Lincoln Spielberg cuida al máximo cada detalle para dirigir esta biografía compleja de unos de los presidentes más idolatrados de los Estados Unidos. La película arranca lenta, para muchos demasiado. Pese a ello, es muy eficaz. Es una película que penetra profundamente en los espectadores y muestra a la perfección el carácter de ese Lincoln que quiere transmitir Steve al espectador.

lincoln22

En la imagen aparece exactamente lo que tiene que aparecer, ni más ni menos. La cámara se mueve lo justo: sin giros brucos que marean y despistan al espectador. Se prescinde en gran medida de cámaras grúas y grandes escenas de masas que tan bien se le da a Steve y que tanto usa en sus grandes filmes. A cambio, en Lincoln, Spielberg ofrece una película de interiores, con muchos diálogos, donde el actor es el principio y el fin de la película.
Spielberg por un rato deja de ser él. Olvida la ciencia-ficción y los combates bélicos. Deja a un lado la fantasía para mostrar un filme político e histórico, visto desde una perspectiva, ya que la historia es tan subjetiva como la visión que tiene el espectador de la película. La última obra de Spielberg dejó su eco en el cine al igual que Daniel, el Lincoln para la posteridad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s