El poder de la decisión

El poder de la decisión

Las decisiones marcan el destino y generan consecuencias que acaban siendo decisivas

Decisiones que marcan el destino de un futuro mejor (o peor). Eso es lo que suele suceder en todos los ámbitos de la vida. Quizá si alguien hubiese ejecutado a Franco antes de la Guerra Civil Española, muchas vidas se podrían haber salvado de la quema. Quizá, ni hubiese habido una guerra como tal. Las decisiones que uno toma, conllevan consecuencias y encadenan hechos, que finalmente resultan decisivas para bien o para mal. El ejemplo que he puesto al principio es un poco cínico y quizá no tenga nada que ver con el fútbol, aunque las decisiones políticas bailan al compás del balompié. No es de extrañar que la decisión de la Federación Española de Fútbol de meterse de lleno —no sé sabe con exactitud si Franco tuvo que ver en esto o no— en que Alfredo Di Stéfano, que en paz descanse,  jugase dos temporadas en el Real Madrid y otras dos en el Barcelona, de manera intercaladas, decantase la balanza a favor, finalmente, para uno de los dos grandes de la Liga Española. Entonces, el Barcelona tuvo fichado al ex de River Plate en 1953 pero acabó, por una serie de circunstancias —más políticas que legales—, en el Real Madrid. La decisión final acabó de la mejor manera para el equipo blanco que se hizo con los derechos de un jugador total y dejó al Barcelona, que por entonces tenía en sus filas a otro fuera de serie, Ladislao Kubala, sin el jugador franquicia de la época. El resto, se conoce a la perfección. El Madrid empezó a reinar en Europa y el Barcelona quedó retratado respecto al rival, incapaz de ganar una Copa de Europa hasta años venideros.

La decisión cambió la historia para siempre. Al igual que tuvo lugar décadas más tarde el fichaje de Johan Cruyff. El flaco, que venía de ganarlo todo con el Ajax de Ámsterdam, decidió por él mismo, en contraposición a Di Stéfano que no se opuso ni a fichar por el Barcelona ni por el Real Madrid, y dejó claro al equipo holandés que ‘o jugaba en el Barcelona o colgaba las botas’. Su fichaje por el Real Madrid, por lo tanto, fue una quimera más que una realidad y el tulipán acabó aterrizando en Barcelona en el 73, dos décadas después que lo hiciese Di Stéfano, y éste para quedarse oficialmente. Su fichaje fue todo un boom y se presagiaba una década de ensueño para el barcelonismo. El bagaje final no fue el esperado del todo debido a que solo consiguió una Liga y una Copa del Rey en sus cinco temporadas. También se coronó como el mejor del mundo en dos ocasiones con la elástica azulgrana (73 y 74) y dejó un recuerdo para la posteridad por ser partícipe del 0-5 en el Bernabéu.  La decisión, una vez más, fue crucial y clave para el porvenir de consecuencias futuras positivas (y negativas).

La decisión que tomó Cruyff como jugador no fue del todo crucial como la que tomó en el año 88 cuando acabó sentándose como entrenador del conjunto azulgrana. Realmente, la decisión final no la tomó Cruyff sino los dirigentes de aquel Barcelona. El entonces presidente del equipo catalán, José Luis Núñez, devolvió la ilusión al barcelonismo con el fichaje del holandés. Cruyff aterrizaba en Barcelona por segunda vez en menos de dos décadas y esta vez lo hacía para armar uno de los mejores equipos de la historia.  Una de las decisiones más importantes que pudo tomar Johan como entrenador fue la de dejar marchar al Real Madrid al canterano Luis Milla. El holandés sabía de la calidad de éste pero tenía su puesto cubierto con otro mediocentro de igual (o superior) categoría que el de Teruel: Josep Guardiola Salas. El Noi de Santpedor se convirtió a las órdenes de Johan en el eje del Dream Team. La decisión de prescindir de Milla en aquel momento y darle la batuta al joven Pep resultó ser el mayor acierto. No solo en la época dorada del equipo que armó Johan, sino todo lo que trasciende desde aquello. Lo que acabó llegando, es consecuencia directa de decisiones pasadas. El equipo de Guardiola no procede de la nada, procede de decisiones pasadas que dieron un fruto espectacular.

Trasladándonos a la época de Rijkaard, otro holandés triunfador en Barcelona, la decisión de éste de subir a Leo Messi al primer equipo resultó igual de trascendental. Los últimos días se ha hablado mucho de la decisión que tomó el tulipán gracias a la insistencia de los jugadores que formaban aquella plantilla. Los Ronaldinho, Deco y compañía insistieron hasta la saciedad para que el joven argentino se entrenara con ellos. Rijkaard, elegante, educado y amigo de sus jugadores, hizo caso al grupo y acabó dándole cabida a Leo. La decisión que tomó entonces el holandés acabó siendo decisiva y trascendental. El resto, es de sobra conocido.

El poder de la decisión es tan fuerte que a veces no nos damos cuenta de las consecuencias  infinitas que puede generar. Una gran decisión no es solo importante para el hecho que se va a realizar en una acción presente, sino también para hechos que se realizarán en el futuro a corto o largo plazo. Desde Franco, responsable para muchos de entrometerse en el fichaje de Di Stéfano, hasta Messi, pasando por Cruyff, Guardiola y Rijkaard, algunos de los actores principales que tomaron dichas decisiones (algunas políticas) que cambiaron el trascurso de la historia en el panorama futbolístico español. Siempre he dicho (y creo) que el pretérito imperfecto del subjuntivo del verbo haber es una falacia. Yo hubiera o hubiese hecho algo. Jamás se puede decir ‘Yo hubiera’ (gramaticalmente es correcto) porque es un verbo que te traslada a un momento que nunca existió y que jamás existirá. La realidad se decide a través de las decisiones que son las que marcan el porvenir de los hechos.  Por consiguiente, el poder de la decisión es tan importante (o más) como el propio hecho en sí.

//www.facebook.com/plugins/share_button.php?href=http%3A%2F%2Fenprimerplano.es%2Fangel_martinez%2Fel-poder-de-la-decision%2F&layout=button_count&appId=260365101945

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s