Perdida: una novela de Gillian Flynn

  • La escritora estadounidense Gillian Flynn escribió la novela Gone Girl (La chica que se ha ido) en la que se basa Perdida
  • Ben Affleck y Rosamund Pike son los protagonistas de unos de los filmes más destacados del 2014

Contar una historia es seducir. Presentar una situación inicial atrapante e intrigante. Introducir personajes en los que por algún lado se puedan ver. Profundizar en la situación y en los personajes, y hacer hincapié que ninguna realidad es lineal. Dosificar la información para mantener tanto el entusiasmo como la credulidad.  Y si se tiene el valor suficiente, cambiar la perspectiva o el punto de vista. Por lo tanto, seducir es manipular.

Nick Dunne (Ben Affleck) sufre una manipulación a manos de su mujer. Éste va una mañana, como otra cualquiera, a su negocio, al bar que lleva a medias con su hermana melliza,  Margo (Carrie Coon).  Es el quinto aniversario de su casamiento con  Amy (Rosamund Pike).  Sorprendentemente, recibe una llamada de su vecino quien le dice que el gato está afuera de su casa y que la puerta de entrada está abierta.  Nick, sorprendido, va a ver lo que sucede y descubre que la mesa del café está rota, los sillones volcados y que Amy no está.  Inmediatamente llama a la policía debido a la desaparición de su mujer.  La detective  Rhonda Bonney (Kim Dickens) y el oficial  Jim Gilpin (Patrick Fugit) son los encargados de investigar la desaparición de la mujer de Nick.

La historia de Perdida se rige a la perfección de la novela de  Gillian Flynn.  La señora ha dado con la manera perfecta de cometer un crimen y librarse del castigo posterior. Y como esos créditos no se comparten, ella misma hace la adaptación de su novela para el cine. Y se comporta con la debida crueldad. Respeta la historia que creó.  Para este film se unió a   David Fincher reconocido por películas como Pecados Capitales o Red Social. Juntos eligieron al elenco ideal capitaneado por  Ben Affleck.  Éste, que ya destacó en Argo y quién sabe si no lo hará en Batman vs. Superman en 2016, dejó muy buenas sensaciones en este film.  Lo mismo se puede decir de  Rosamund Pike: actuación impecable, desconcertante, salvajemente bella.

Y siguiendo con  la Sra. Flynn y su crimen perfecto y esa magnífica representación de éste,  el qué, quién, cómo y por qué siguen importando, pero en estos tiempos de manipulación tan generalizada, importa menos la verdad de un hecho que el modo en el que se representa tal hecho.  Tal y como dijo Kenneth Turan, el crítico del periódico Los Ángeles Times: “Perdida es el retrato de un matrimonio que habría salido si Alfred Hitchock hubiera visto mucho Ingmar Bergman antes de ir a trabajar”.

Para el que no lo sepa,  Ingmar Bergman es considerado para muchos el productor más importante de la cinematografía mundial.  Éste siempre buscaba planos cargados de una atmósfera dramática, bajo una narrativa visual lenta y unas secuencias de planos mesurados, con el objetivo de lograr un suficiente tiempo de reflexión entre los espectadores.  Muy parecido a lo que busca David Fincher en Perdida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s