Origen: El truco de Nolan

“Todo efecto mágico consta de tres partes, o actos. La primera parte es  ‘La Presentación’. El mago muestra algo ordinario: una baraja de cartas, un pájaro, o una persona. El mago lo exhibe. Os puede invitar a que lo examinéis, para que veáis que no hay nada raro, que todo es normal. Pero claro, probablemente no sea así. (…) El segundo acto es  ‘La Actuación’. El mago, con eso que era ordinario, consigue hacer algo extraordinario. Entonces, intentaréis descubrir el truco, pero no lo conseguiréis, porque en el fondo  no queréis saber cuál es. Lo que queréis es que os engañen. (…) Pero todavía no aplaudiréis. Que hagan desaparecer algo no es suficiente. Tienen que hacerlo reaparecer. Por eso todo efecto mágico consta de un tercer acto: la parte más complicada. Este acto es  ‘El Prestigio’ (…) Lo imposible se convierte en posible, tus ojos ven algo que no habían visto jamás.” – The Prestige (Christopher Nolan, 2006)

La cita anterior es del quinto largometraje de  Christopher Nolan, El truco final  y podría resumir a grandes rasgos otro de sus éxitos,  Origen (2010).  La película del citado Nolan y protagonizada por  Leonardo DiCaprio, se podría decir que es un truco, maravillosamente ejecutado, que se ve como algo que no tiene igual, no tiene doble. Porque en realidad, no se había hecho nada similar hasta el momento. Quizá  Matrix se asemeje, pero salvando diferencias.  Nolan es, posiblemente, uno de los pocos realizadores en la actualidad que comprenden el arte de contar historias,  su nuevo éxito  Interstellar lo confirma.   

Inception, como se le conoce a Origen en Estados Unidos, es un regreso al tema que Nolan ha desarrollado a lo largo de su carrera: la  búsqueda de uno mismo, la necesidad que tiene cada persona de encontrarse, de una forma u otra, en ese mundo repugnante que se ha puesto ante nuestros ojos. Un mundo que no hemos elegido pero es el que nos ha tocado vivir.  Nolan reinventa el cine, a su manera, pero lo reinventa. La reinvención de Batman le llevó de lleno al estrellato. Batman Begins primero y El Caballero Oscuro después, pusieron a Nolan en lo más alto de  Hollywood. Más tarde con Origen y la Leyenda Renace, la tercera y última película del murciélago, consagraron al bueno de Nolan. Tampoco hay que olvidarse del ya mencionado film El truco final, película que ha explorado ese tema que tanto le apasiona.

Sin embargo, Origen, da un paso más allá. Es un salto sin red hacia la exploración del ser humano en su forma más pura. Es un thriller futurista en el que no falta nada. Sueños, realidades; todo da igual. Es como en El truco final: es un truco. Es magia. Es una ilusión, es aquello que nunca hemos visto.  Origen te lleva a pensar que es una nueva sensación, una experiencia superlativa que no recuerdas en el cine y qué no sabes cuánto tiempo tardarás en volver a ver. Quizá con  Interstellar, pero las comparaciones son odiosas.

Muchos se preguntan, ¿cómo es posible que alguien haya llegado a entender esta forma de hacer cine, sin tratar como estúpidos a los espectadores que acuden a las salas en masa, esperando simple entretenimiento? La respuesta no la tengo. Quizá solo la tenga el propio Nolan, capaz de hipnotizar a cualquiera. Capaz de hacer creer al espectador aquello que es imposible, con un truco siempre reservado en la manga. Origen es un truco y el espectador no quiere conocer el secreto, el espectador solo quiere seguir disfrutando de su magia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s