Un muerto muy vivo

Un muerto muy vivo

Ángel Martínez | @ajmm88

Real Madrid CF v FC Barcelona - La Liga

Ya lo dijo Mascherano: “Esperad, no nos deis por muertos todavía”, frase que recalcó Martino, una vez culminado el Clásico: “Nos daban por muertos y la Liga empezó de nuevo”. Este Barcelona es así, una ruleta rusa. Es capaz de lo mejor y de lo peor, pero lo que nadie discute es que cuando juega fiel a su estilo y con seriedad, es superior a cualquier equipo. Lo demostró ante el Atlético, pese a empatar los tres encuentros frente a los de Simeone; lo demostró en campos donde el año pasado salió trasquilado: Celtic Park y San Siro; dio un golpe de autoridad en el estadio del Manchester City; y volvió a demostrar que está muy vivo en el Santiago Bernabéu.

Martino se crece en las grandes citas, donde tiene premeditado un once tipo que aún no le ha defraudado. Solo hay una variante: Neymar o no Neymar. En Manchester jugó Alexis en detrimento del brasileño, que a la postre fue clave en el 0-2 con la asistencia a Dani Alves. Ayer, en el Bernabéu, volvió a ser decisivo: provocó el primer penalti – dudoso para algunos y muy claro para otros – y eso generó la expulsión de Ramos y el gol posterior de Messi. El brasileño, discípulo del argentino, cumplió con la misión que le había impuesto Martino. Se rompió el choque y el Barça aprovechó la ocasión para demostrar que siguen vivos.

El partido fue intenso, pero menos bronco que los de antaño. Se nota la ausencia de Mourinho en el banquillo blanco y la llegada de Ancelotti, igual de ganador que el portugués pero con un comportamiento más misericordioso que el de su antecesor, obsesionado con ganar al Barça. Un Clásico que desembocó, como viene siendo habitual, en un árbitro señalado que no dejó contento a nadie y unas declaraciones sacadas fuera de contexto. En el campo ganó la  batalla el conjunto azulgrana, pero individualmente, tanto en un equipo como en otro, hubo muchos duelos personales que determinaron el desenlace final del partido. Benzema y Di María fueron los mejores de un Madrid que echó en falta la mejor versión de Ronaldo, incapaz de desbordar correctamente ni una sola vez. Solo estuvo a su altura cuando cayó derribado, fuera del área eso sí, por Dani Alves. Le ganó la partida al brasileño y aprovechó la ocasión que le había puesto en bandeja el lateral. El luso, clavó la pena máxima a la que nada pudo hacer Valdés. Pese al gol, el portugués no cuajó su mejor noche como jugador blanco y su equipo lo notó. No puede decir lo mismo el Barcelona de su máxima figura: Leo Messi. El argentino mostró en el Bernabéu, una vez más, su mejor versión. Asistió a Iniesta en el primero,  se guisó el segundo y materializó magistralmente los dos penaltis pitados a favor del Barça, que supusieron el empate y la victoria culé.

Los ya nombrados Benzema y Di María, fue en los jugadores donde se sostuvo el Madrid, un Madrid que tuvo momentos de superioridad, sobre todo cuando llegó la remontada con los dos goles de Karin. El Barcelona hizo aguas en defensa y el Madrid aprovechó para ponerse por delante en apenas cuatro minutos. El equipo de Martino jugó muy bien los primeros 20 minutos, donde sacó su mejor versión de toque y más toque, donde, incluso, pudo sentenciar si Messi, primero, y Neymar, después, hubiesen acertado en las dos ocasiones claras que erraron. En el bando culé, no solo Messi fue clave para que el Barcelona saliese victorioso del campo del Real Madrid. Iniesta, Don Andrés, volvió a marcar, y eso es noticia. Desde que entrase el año 2014, el ‘8’ se ha convertido en el jugador ‘top’ del Barcelona; acumula más partidos que en el primer tramo de temporada, las rotaciones de principios de campaña han desaparecido en la libreta de Martino, al menos Iniesta no rota, y es el jugador más determinante, junto a Leo. Su gol en el Bernabéu, así lo demuestra.

El partido dejó siete goles, tres penaltis y una expulsión. Hechos suficientes que definen el Clásico como la madre de todas las batallas. El Barcelona, como ya hizo en 2009, 2010 y 2012, se volvió a llevar los tres puntos del Santiago Bernabéu. Con ello, volvió a dejar en duda el proyecto de Ancelotti, pese a que el conjunto blanco no perdía desde el Camp Nou allá por el mes de octubre. El Barça de Martino, recordó al equipo de Guardiola no por la estética en el juego realizado sino por ese miedo escénico que difunde por todo el feudo blanco, por esa fobia que aún perdura y aún no saben cómo curar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s