La ‘paradoja’

La ‘paradoja’

Por Ángel Martínez | @ajmm88

Ribery y Robben

Por lo que ha ido sonando en los medios de comunicación los últimos días, parece ser que Sandro Rosell se hizo dueño de un cierto dinero – 40 millones de € – del fichaje de Neymar. En el otro bando, Florentino Pérez, por lo que se ha publicado, hizo posible el fichaje de Bale gracias a un acuerdo con Bankia. Lo que no hay que dudar de todo esto es que siempre son los mismos equipos los que se encuentran en el ojo del huracán y nunca salen trasquilados. ¿Por qué? ¿Hay corrupción en el fútbol? ¡Bastante! ¿Y por qué la FIFA no mete mano? ¿La FIFA? ¿El señor Blatter? El mismo qué ha sido señalado por amañar el trofeo del Balón de Oro para congraciar con Cristiano tras cagarla días antes. Sí, el mismo.

Todo es una paradoja, quizá no tenga nada que ver pero… ¿Qué le importará a Blatter lo que haga o deje de hacer el Real Madrid o el Barcelona? Es más, si a alguien favorece el suizo es al Real Madrid, en este caso a Cristiano Ronaldo que se veía sin Balón de Oro y tras su hat-trick ante Suecia y la ampliación del premio tiene todas las de ganar. Ribéry salió a la palestra y dejó un recado: “Es una vergüenza lo de la ampliación del Balón de Oro”. Ronaldo no contestó pero sí su compañero de equipo – Robben – que se suicidó él solito con sus declaraciones: “Yo le daría el Balón de Oro a Cristiano”. Sin quererlo ni beberlo el polémico jugador holandés que ya se las tuvo con Ribéry le deja un recadito navideño. Más que un regalo, es una bomba. Pep tomará nota y la que se puede armar en Alemania es chica. Sincero como el que más, la ha cagado como muchos. ¿Por qué? El futbolista tiene que vivir ajeno a los medios de comunicación y medir sus palabras. ¿Alguno no cree que Casillas le gustaría salir y decir que él le daría el Balón a Xavi o Iniesta? O el propio Xavi, íntimo amigo de Casillas, no podría salir y decir que él quiere que el Balón de Oro lo gane un jugador de su selección y más tras todo lo conseguido. Yo, sinceramente, sí lo creo y muy seguro de ello. El fútbol está lleno de hipocresía y muy pocos jugadores son sinceros delante de las cámaras. Aquellos que lo son, tipo Stoichkov en su momento o Zlatan Ibrahimovic en el fútbol moderno, han salido trasquilados más de una vez. El primero se marchó del ‘Dream Team’ de Cruyff. El propio Johan lo echó, no lo soportaba. El otro debido a sus indiferencias con Guardiola y su ego de ‘súper hombre’ le mandaron a Milán un año justo después de su llegada a Barcelona.

La paradoja es curiosa pero no deja de ser interesante. El fútbol está envenenado de política, corrupción e intereses. Los grandes suelen salir favorecidos en el 90% de las ocasiones y los pequeños pagan las consecuencias. Después están los casos particulares como los de Robben. Va, tira el discurso y queda atrapado en una red del que no podrá escapar. Al menos, hasta que la prensa quiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s