Neymar vale un derbi

Por Ángel Martínez | @ajmm88

1383344084_extras_noticia_foton_7_1

Triunfar en el fútbol es complicado. El físico, la suerte, la inspiración, entre otras cosas, tienen que estar alineadas para rendir al cien por cien en un deporte que día a día es más exigente. El físico, la suerte o la inspiración, ya que la calidad es incuestionable, es lo que falla a Leo Messi. Su rendimiento ante Madrid, Celta y Espanyol empieza a alarmar a la parroquia azulgrana acostumbrada a recitales de ensueño un día sí y otro también. Su lugar no lo ha ocupado nadie, debido a que cada uno tiene su distrito adjudicado. Su trono es incuestionable pero su rendimiento está bajo debate mediático. Mientras que el argentino sale del tránsito post-lesión, ahí están Neymar y Alexis.

El ex del Santos es ya, por méritos propios, el ‘otro’ líder del Camp Nou. Ha necesitado solamente tres meses para ganarse el cariño de la afición y el respeto de sus compañeros. Los destellos que dejó en el derbi catalán son de auténtico crack. Demostró no pesarle la camiseta que viste cada fin de semana y volvió a ser decisivo. La primera parte, en general, no fue buena. No solo del brasileño, el mejor del Barça junto a un insistente Dani Alves, sino de todo el equipo. Tras la reanudación, el ‘11’ cogió las riendas del equipo y de sus botas salió todo el peligro del equipo catalán. Tuvo, antes del gol de Alexis, una clarísima ocasión que rozó el palo izquierdo del arquero perico. Poco después llegó el único gol de la noche. La mezcla Neymar-Alexis sigue dando puntos. El brasileño asistió al chileno de manera espectacular, tras un pase que pasó por debajo de las piernas de dos contrarios para que Alexis, en boca de gol, hiciese el gol de la victoria. El chileno cerró, con su séptimo gol del campeonato, una semana perfecta.

El derbi catalán se decidió tras una genialidad de Neymar que acabó en gol del Niño Maravilla. El equipo de Martino carbura a las mil maravillas – invicto en lo que va de Liga y Champions – pero no enamora. Defensivamente perfecto, estéticamente pobre. Un Barça sin chispa, sin ser tan Barça como fue. La era Guardiola-Tito está extinguiéndose a pasos agigantados. El Barça toca pero no como antes. Xavi, Iniesta y Messi mantienen la brújula en el campo pero sin ser decisivos como Neymar o Alexis. Algo está cambiando en Can Barça y, precisamente, no son los resultados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s